Saltar al contenido

La fórmula para el éxito y el fracaso

El fracaso no es un evento cataclísmico único. No fallamos durante la noche. El fracaso es el resultado inevitable de una acumulación de pensamiento pobre y de malas decisiones. Para decirlo más sencillamente, el fracaso no es más que unos pocos errores de juicio repetidos todos los días.

Ahora, ¿por qué alguien comete un error en el juicio y luego se vuelve tan tonto como para repetirlo todos los días? La respuesta es porque él o ella no piensa que importa.

Por su cuenta, nuestros actos cotidianos no parecen tan importantes. Un descuido menor, una mala decisión, o una hora desperdiciada generalmente no da lugar a un impacto inmediato y mensurable. Más a menudo que no, escapamos de cualquier consecuencia inmediata de nuestros actos.

Si no nos hemos molestado en leer un solo libro en los últimos 90 días, esta falta de disciplina no parece tener ningún impacto inmediato en nuestras vidas. Y puesto que nada drástico nos sucedió después de los primeros noventa días, repetimos este error en el juicio por otros noventa días, y así sucesivamente. ¿Por qué? Porque no parece importar. Y aquí está el gran peligro. Mucho peor que no leer los libros ni siquiera se dan cuenta de que importa!

Aquellos que comen demasiados alimentos equivocados están contribuyendo a un futuro problema de salud, pero la alegría del momento eclipsa las consecuencias del futuro. No parece importar. Aquellos que fuman demasiado o beben demasiado van haciendo estas malas decisiones año tras año tras año… porque no parece importar. Pero el dolor y el arrepentimiento de estos errores en el juicio sólo se han retrasado para un tiempo futuro. Las consecuencias rara vez son instantáneas; En cambio, se acumulan hasta que finalmente llega el inevitable día de la cuenta y el precio debe ser pagado por nuestras malas decisiones, opciones que no parecen importar.

La fórmula para el fracaso

El atributo más peligroso del fracaso es su sutileza. En el corto plazo esos pequeños errores no parecen hacer ninguna diferencia. No parecemos estar fallando. De hecho, a veces estos errores acumulados en el juicio se producen durante un período de gran alegría y prosperidad en nuestras vidas. Puesto que no hay nada terrible que nos suceda, ya que no hay consecuencias instantáneas para capturar nuestra atención, simplemente nos trasladamos de un día a otro, repitiendo los errores, pensando en los pensamientos equivocados, escuchando las voces equivocadas y tomando las decisiones equivocadas. El cielo no cayó sobre nosotros ayer; Por lo tanto el acto era probablemente inofensivo. Dado que no parecía tener ninguna consecuencia mensurable, es probablemente seguro repetir.

¡Pero debemos ser más educados que eso!

Si al final del día en que cometemos nuestro primer error en el juicio, el cielo hubiera caído sobre nosotros, indudablemente habríamos tomado medidas inmediatas para asegurar que el acto no vuelva a repetirse. Como el niño que pone su mano sobre un quemador caliente a pesar de las advertencias de sus padres, habríamos tenido una experiencia instantánea que acompaña nuestro error en el juicio.

Desafortunadamente, el fracaso no grita sus advertencias como lo hicieron nuestros padres una vez. Por eso es imperativo refinar nuestra filosofía para poder tomar mejores decisiones. Con una poderosa filosofía personal que guía nuestros pasos, nos volvemos más conscientes de nuestros errores de juicio y somos más conscientes de que cada error realmente importa.

Ahora aquí está la gran noticia. Al igual que la fórmula para el fracaso, la fórmula para el éxito es fácil de seguir: Se trata de unas disciplinas simples practicadas todos los días.

La fórmula para el éxito

Ahora aquí está una pregunta interesante que vale la pena reflexionar: ¿Cómo podemos cambiar los errores en la fórmula para el fracaso en las disciplinas requeridas en la fórmula para el éxito? La respuesta es hacer del futuro una parte importante de nuestra filosofía actual.

Si esto es cierto, ¿por qué no más gente toma tiempo para reflexionar sobre el futuro?

Tanto el éxito como el fracaso implican consecuencias futuras, es decir, las recompensas inevitables o los lamentaciones inevitables resultantes de las actividades pasadas. Si esto es cierto, ¿por qué no más gente toma tiempo para reflexionar sobre el futuro? La respuesta es simple: Están tan atrapados en el momento actual que parece no importar. Los problemas y las recompensas de hoy son tan absorbentes para algunos seres humanos que nunca se detienen el tiempo suficiente para pensar en el mañana.

Pero ¿qué pasaría si desarrolláramos una nueva disciplina para tomar sólo unos minutos cada día para mirar un poco más allá en el camino? Podríamos entonces prever las consecuencias inminentes de nuestra conducta actual. Armados con esa información valiosa, seríamos capaces de tomar las medidas necesarias para cambiar nuestros errores en nuevas disciplinas orientadas al éxito. En otras palabras, al disciplinarnos a ver el futuro con anticipación, seríamos capaces de cambiar nuestro pensamiento, enmendar nuestros errores y desarrollar nuevos hábitos para reemplazar a los antiguos.

Una de las cosas excitantes sobre la fórmula para el éxito-unas pocas disciplinas simples practicadas todos los días- es que los resultados son casi inmediatos. Como voluntariamente cambiamos los errores diarios en disciplinas diarias, experimentamos resultados positivos en un período de tiempo muy corto. Cuando cambiamos nuestra dieta, nuestra salud mejora perceptiblemente en apenas algunas semanas. Cuando empezamos a hacer ejercicio, sentimos una nueva vitalidad casi de inmediato. Cuando empezamos a leer, experimentamos una creciente conciencia y un nuevo nivel de confianza en nosotros mismos. Cualquiera que sea la nueva disciplina que comencemos a practicar diariamente, producirá resultados emocionantes que nos impulsarán a ser aún mejores en el desarrollo de nuevas disciplinas.

La verdadera magia de las nuevas disciplinas es que nos harán enmendar nuestro pensamiento. Si hoy comenzáramos a leer los libros, a mantener un diario, a asistir a las clases, a escuchar más y observar más, entonces hoy sería el primer día de una nueva vida que conduce a un futuro mejor. Si empezáramos hoy a esforzarnos más y en todos los sentidos a hacer un esfuerzo consciente para cambiar los errores sutiles y mortales en disciplinas constructivas y gratificantes, nunca volveríamos a conformarnos con una vida de existencia, no una vez que hemos probado los frutos De una vida de sustancia!