Saltar al contenido

La autoconciencia desbloquea tu verdadero potencial

La autoconciencia es la clave que abre las puertas de la realidad, y en el momento en que aprendemos a guiar nuestros pensamientos, nos liberamos de la carga de crear inconscientemente nuestra realidad. Es nuestro deber tomar medidas para cambiar los resultados que obtenemos. Permanecer atrapado en el pasado o repetir viejos pensamientos limitantes solo dificultará tu crecimiento y capacidad de convertirte en tu mejor ser. 

Llamada del despertar:

La mayor parte del dolor, la confusión y los problemas que experimentamos se deben al hecho de que no se nos ha enseñado cómo usar nuestra mente. Somos expertos en todo lo demás, excepto en uno mismo; la mente. Nos han enseñado a poner la mayor parte de nuestra energía en el exterior y esperar a que la gratificación externa sea internamente feliz. Es por eso que la mayoría de las personas que obtienen riqueza material te dicen: “¡el dinero no compra la felicidad!” Intentar llenar el vacío es matar el tiempo, que lentamente te está matando a ti. No pierdas otro momento de felicidad; pensando que algún día vendrá.

Conocete a ti mismo:

Como la mente se ha desviado del verdadero ser, lidiamos con mucha negatividad y ni siquiera nos damos cuenta de que la estamos creando. Conocer a uno mismo es la libertad del caos, es la clave de la paz y la conexión con la compasión. Comienza a prestar atención a lo que le estás dando tu energía. ¿A dónde van tus pensamientos todo el día? La mayoría no se da cuenta de que piensa lo mismo todos los días. Es como si estuviera en repetición automática. Rompe el círculo vicioso.

Solo queremos ser felices:

Nuestro ser auténtico desea amor, felicidad, alegría y cualquier cosa que nos haga sentir bien. No creas que está fuera de ti. La mayoría de las experiencias dolorosas provienen de atar nuestra felicidad a las cosas y perderla. Es por eso que debes cambiar la forma en que ves la realidad y de repente todo te traerá alegría. Cambias tu energía para comenzar a experimentar la vida desde una realidad que no sabías que existía. Todo lo que necesitaste fue un cambio mental y de repente estás alineado con cómo te sientes.

Invierte en ti mismo:

Invierte en tu mente, tu cuerpo y tu alma. Céntrate en las cosas que controlan la realidad. Comienza a invertir en ti mismo y mira cuánto cambias tu realidad. Declara hoy que ya no darás tu poder a cosas fuera de ti. Aquí es donde reside el verdadero empoderamiento personal; el poder de guiar tus pensamientos, de crear realidad. Tu tiempo es precioso, no lo desperdicies en personas que no ven el valor que tienes en ti y nunca esperes a que otros vean el valor en ti, para valorarte a ti mismo. Cada momento de tu vida es una oportunidad para mejorar, encontrar tu propósito y conectarte con la fuente que te da poder. No te distraigas de eso. 

Enfócate:

No esperes a que otros te validen y estén de acuerdo con cómo eliges vivir tu vida. Eso es solo una pérdida de tiempo. A quién le importa de todos modos. Solo despégate ya. Recupera tu energía; ¡te pertenece! 

Crece:

No te involucres en el drama y la negatividad. No hay nada que agote más tu creatividad que las disputas sin sentido y las conversaciones inútiles sobre los demás. Tanto se destruye y se pierde usando nuestra energía de esta manera. Pasemos esta etapa. Vibremos más alto. Usemos nuestra energía para sanar, no para lastimar. 

Elevate: 

Mucha gente carece de objetivo, no tiene planes reales y está demasiado ocupada para evolucionar. No te desvíes por estas personas. Poseete y posee tu verdad. El empoderamiento personal proviene de defender lo que crees, incluso si estás solo. 

Determinate:

Cuanto más aumentes tu vibración, ya no querrás hacer lo que solías hacer. Ya no te importará lo que piensen de ti. De repente te encontrarás ansiando la vida, viviendo plenamente, amando profundamente y estando tan atento a todo lo que te satisface y te hace feliz. 

Comienza ahora:

Prométete ser tan fuerte que nada puede perturbar tu tranquilidad. Para dedicar tanto tiempo a la mejora de ti mismo que no tienes tiempo para criticar a los demás. Se demasiado grande para preocuparte, demasiado noble para la ira, demasiado fuerte para el miedo y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas. Dite a ti mismo hoy que elijes evolucionar.

EMPIEZA A CONSTRUIR LA VIDA QUE QUIERES SIN MIRAR ATRÁS!