Saltar al contenido

La Economía Emocional y cómo las grandes marcas la usan para conectar con las personas

Las emociones son uno de los focos de grandes compañías hoy en día, ya que hoy día son usadas tanto para estrategias de marketing como para lanzar nuevos productos. A continuación te contaremos por qué está en auge la economía emocional.

Las emociones, según el Dr. Robert W. Levenson, profesor e investigador de especializado en neurociencia de la universidad de Berkley, son reacciones psicofisiológicas que sufre un individuo frente a un estímulo después de percibido un evento, un producto o un encuentro específico, y si bien tenemos muy claro el momento en el que ‘sentimos’, no siempre sabemos cómo expresarlo.

Técnicamente, las emociones no han cambiado. No es que hayamos empezado a sentir más. Sin embargo, la capacidad de recoger información que ofrecen diferentes sistemas tecnológicos en la actualidad, han llevado a compañías y desarrolladores a explorar las emociones como una oportunidad para entender y conectarse de forma más efectiva con sus usuarios.

recomendado: 3 desafíos emocionales que enfrentarás como emprendedor

La razón por la que se han querido desarrollar desde ejemplos de software de inteligencia artificial hasta reproductores de música basados en el humor de las personas, parte de un hecho importante: las emociones tienen una gran influencia en el actuar de los individuos.

Existen 3 niveles de influencia de las emociones en el desarrollo de esta economía que parten de las 3 funciones: una motivación, una de adaptación y una social.

En el primero se determinan las elecciones que las personas hacen basadas en lo que sienten, el segundo, está relacionado con el comportamiento – y el tercer y último nivel comprende sus capacidades de comunicación, su modo de relacionarse con otras personas y con su entorno, dependiendo de lo que sienten.

recomendado: 5 Señales de que tienes una buena inteligencia emocional

¿Cómo formular un modelo de negocio alrededor de las emociones?

La verdadera relevancia de las emociones para la construcción de esta economía es que la inteligencia emocional de una persona es esencialmente mucho más rápida que la racional y resulta ser un factor determinante para la toma de decisiones.

Las emociones son llamativas para las marcas, sí, pero también lo son para las personas y eso es lo que compañías alrededor del mundo están potenciando, la fascinación de los individuos por conocer y expresar emociones propias y ajenas.

Facebook, por ejemplo, nos deja demostrar cómo nos sentimos a través de categorías y emoticones, función que resulta mucho más atractiva para muchos usuarios que únicamente compartir texto en sus estados y que pueden llevar a generar conversaciones más efectivamente con otras personas.

Por otro lado, la división de emociones en categorías simples, como feliz, triste, aburrido o enérgico, permite que ciertos algoritmos puedan mostrarle anuncios publicitarios de acuerdo al ‘mood’ en el que se encuentre o inclusive ofrecerle recomendaciones para que usted le regale algún producto a un amigo en un momento de aburrimiento, de alegría o de tristeza.

Un ejemplo de esto es el de Apple, que está trabajando en una patente que permitirá que las personas reciban anuncios, basados en su estado de ánimo, de productos o actividades que podrían ayudarles a levantarlo o a potenciarlo. Esta innovación utilizaría, además, un sistema de geolocalización para lograr que esta segmentación sea aún más efectiva; es decir, que si usted va caminando por un parque y su estado de ánimo no es el mejor, podría recibir una notificación en su teléfono que le indique, por ejemplo, dónde tomar un café o comerse un helado.

Otros servicios como Stereomood o Ghostly Discovery, los dos plataformas de streaming de música, se basan en el estado de ánimo de las personas para generar listas de reproducción.

El primero permite asociaciones de palabras para describir un estado, como fiesta de cumpleaños o paseo por la playa para definir qué música reproducir. El segundo sólo recurre a categorización de emociones por colores y permite determinar valores de velocidad o naturaleza de la música que será reproducida.

Ahora que ya sabes sobre la economía emocional, y como grandes marcas mundiales la están utilizando para conectar con las personas, piensa cómo puedes adaptarla a tu negocio o empresa, te puede resultar muy útil!

visto en: youngmarketing