Saltar al contenido

La familia el mayor tesoro.

La familia es como la música, en ocasiones algunas notas son altas, otras veces son notas bajas, pero siempre es una hermosa canción.

El mejor regalo que le puedes hacer a tu familia es pasar tiempo con ellos. Por eso, cuida el clima emocional en tu familia y en tu hogar, pues es clave del bienestar emocional y del crecimiento interior. El tiempo pasa y entre más pasa nuestro tiempo más valor adquiere pues cada vez nos queda menos tiempo en esta vida.

El dinero es importante cuando tenemos poco, igual que la comida es muy importante cuando te mueres de hambre, pero cuanto más dinero tenemos menos influye éste en nuestra felicidad

Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en brazos pasó delante de una caverna y escuchó una voz misteriosa, que desde dentro decía:

  • Mujer entra y toma todo lo que desees, pero no olvides lo principal.
  • Recuerda que, al salir, la puerta se cerrará para siempre, jamás se volverá abrir. Por lo tanto, aprovecha la gran oportunidad, ¡y no olvides lo principal!

La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño a un lado en el piso y comenzó a recoger, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.

.

La voz misteriosa habló nuevamente diciendo:

  • Recuerda tienes únicamente ocho minutos para recoger. Una vez cumplido este lapso, todo habrá terminado.

Agotados los ocho minutos, la mujer, cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró…

Recordó, entonces, que el niño había quedado adentro y la puerta estaba cerrada para siempre.

La riqueza duró poco, y la desesperación, ¡para el resto de su vida!

Lección:

Nuestro hogar es la construcción más importante de nuestra vida. Solo podremos elaborarnos y cimentar nuestro mundo alrededor de nuestra relación con la familia y del lugar y del momento en que se encuentre.

Tenemos un determinado número de años para vivir en este mundo, y hay una voz que siempre nos advierte: “¡No olvides lo principal!” Escuchémosla y prestemos más atención a aquello que es verdaderamente importante para nosotros: la familia, los amigos, el amor, la vida; ¡los tesoros del alma!

Dedica cada día tiempo a tu familia, piensa en ellos, ponte en su lugar y, siempre que puedas, abrázalos y muéstrales tu amor como mejor sepas.

Recuerda que tu familia es la más inmensa de tus fortunas. Es tu mayor tesoro.