Saltar al contenido

La forma en que los Coaches están apartando a las personas

¡Felicidades! Publicaste tu última oferta en las redes sociales (junto con otro contenido de primer nivel). Llevas semanas trabajando en esta idea y ahora ha llegado el momento. Te sientas y esperas a que lleguen los mensajes, solo que no pasa nada. Sin pings. Sin comentarios. Apenas un me gusta si no fuera por tu mejor amigo y ese tipo espeluznante que acecha tu perfil.

Después de unos días de publicar su oferta y tener ventas rápidas, cuestiona todo.

«¿Dije lo correcto?»

«¿Hay algo mal con mi oferta?»

“¿La gente simplemente no quiere lo que tengo?”

“¿No le gusto a mi audiencia o no confía en mí?”

Estas son solo algunas de las preguntas que pueden llevar a los entrenadores a una espiral oscura porque pasan por alto una verdad importante pero simple.

Ser dueño de un negocio de coaching es difícil. Tener un excelente servicio no es suficiente para impulsar las ventas. Como entrenador, debe aprender el lado comercial de las cosas para que pueda hacer el entrenamiento real con clientes reales. Es por eso que debe saber qué atrae a su gente y qué la aleja. Su mensaje es la clave para esto.

La mensajería es el componente más importante y poderoso de su negocio fuera de los resultados que ofrece. Esto es lo que lo separa de cualquier otro entrenador y lo que le dice a su audiencia que pueden confiar en usted. Solo hay un problema: la mayoría de los entrenadores lo entienden completamente mal.

Hablando con una versión desempoderada de tu cliente

Cuando hablas directamente con la versión de tu cliente ideal que vive en la supervivencia, usar palabras que perpetúan cualquier mentalidad de víctima que pueda tener no le permite a tu prospecto dar un paso hacia su posible futuro. Les asusta tratar de huir de su presente.

Si habla con las partes de su prospecto que sienten que están en modo víctima, es difícil lograr que tomen una decisión empoderada para cambiar su vida para mejor. Esto aleja a los clientes sofisticados y de alto costo.

En cambio, desea hablar con sus prospectos en un estado empoderado. Pueden tener problemas, pero su gente tiene un cierto grado de creencia de que las cosas pueden ser diferentes. Creen que el resultado que quieren es posible para ellos, por lo que buscan ayuda. Estos tipos de compradores toman decisiones en confianza más que caer en el escepticismo cuando hablas con su sentido empoderado de sí mismos.

“Un entrenador es alguien que ve más allá de tus límites y te guía hacia la grandeza”. – Michael Jordan

Inconscientemente usando Bro-marketing

Bro-marketing consiste en las reglas de marketing de la vieja escuela que enseñan la escasez, la falsa urgencia y los sentimientos de codependencia en los prospectos para impulsar las conversiones. Estos métodos se enfocan en el dolor del prospecto y lo hacen pensar, si no tengo esto, no tendré éxito. El problema es que esto no funciona para los compradores sofisticados en el espacio de entrenamiento. Los clientes de coaching premium necesitan estar en un lugar más empoderado. Bro-marketing es realmente arrebatar victimismo. Le habla a las personas que tienen tanto miedo o dolor, que están motivadas por la posibilidad de que algo cambie para mejor. A menudo, estas son las personas que buscan monedas en el sofá cuando las cosas van mal; no son clientes que pagan una prima por el entrenamiento.

Sin embargo, los clientes de coaching premium piensan diferente. Son conscientes de sus problemas, pero no están motivados por tácticas de miedo (también conocido como la amenaza de quedarse donde están). En cambio, desea hablar con la versión empoderada de su cliente ideal para inspirarlo a ser más. Los mensajes de victimización atraen a clientes que luchan. La mensajería empoderada atrae a clientes premium dispuestos a hacer el trabajo y obtener los resultados.

Se consistente

Si siente que se está repitiendo una y otra vez y casi se siente aburrido, es una buena señal. Cuando cambias tus mensajes una y otra vez, no dejas que tu audiencia se ponga al día con lo que estás haciendo.

Lo que se repite se recuerda.

Lo que se recuerda es aquello en lo que la gente confía.

La repetición en sus mensajes crea confianza y estabilidad en su negocio.

Imagínese si alguien con quien estaba saliendo cambiara sus sentimientos por usted cada semana o cada mes. Sería difícil confiar en ellos. Si cambias tu mensaje cada mes, rompes la confianza de tu audiencia.

Cuanto más repitas tu mensaje, aunque te sientas como un disco rayado, más confiarán en ti. Pensarán en ti como la persona a la que acudir en tu área.