Saltar al contenido

La magia de la duplicación

Cuando ofrece un producto, sus servicios, un negocio; quisiera estar en muchas partes al mismo tiempo, ser conocido y referido por todos. En su proyección hay un montón de personas felices con lo que vende, además sus clientes tienen confianza en usted y mantienen su fidelidad.

En esa imagen en la que se visiona hacia el futuro, los clientes están tan satisfechos con su producto y servicio, que además quieren hacer lo mismo que usted hace porque lo ven próspero y feliz.¿Cómo lograr esa magia de la difusión de un producto, tanto en tu negocio? Son muchos factores los que inciden; pero se podría decir que lo que existe en común entre todos ellos es: la persistencia.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

 La persistencia nos lleva tarde o temprano a algún punto. ¿En qué hay que persistir cuando se vende? Se debe insistir en: la amabilidad, el buen trato, la puntualidad, creer en su producto, amar lo que se hace, estar dispuesto a servir, cumplir sus compromisos. ¿Y bien; pero por qué la persistencia es tan importante? Bueno, sin que seamos vendedores, se sabe que una de las profesiones en las que el ser humano se enfrenta más a la palabra No es las ventas.

 Las ventas suplen necesidades de las personas, por eso es muy importante saber dialogar y escuchar al momento de vender. Sepa ser paciente y persistente cuando escucha a su cliente. Eso le permitirá en algún momento dado, introducir aquella frase que lo puede llevar al cierre del negocio.

 Sea constante en brindar servicio, así no le compren. Brindar servicio es tejer un lazo es hacer redes. Todos queremos en nuestra red de conocidos, personas serviciales y amables.

 La persistencia es el resultado natural de la coherencia, usted no será muy efectivo vendiendo una cosa de la que no parece convencido. Su convencimiento y el amor por lo que hace empiezan a crear esa atmósfera “mágica” que lleva al proceso de venta.

 Sea muy insistente en ser honrado y correcto no olvide, está de por medio su imagen, la de su empresa o la de la compañía para la que usted está laborando.

 La persistencia va de la mano con el amor, el cariño por aquellas cosas con las que me comprometo. Si hace su trabajo de este la magia empezará a obrar.