Saltar al contenido

La teoría manuscrita de la felicidad de Einstein se vendió en una subasta por $1.3 millones: esto es lo que dice

El genio del siglo XX Albert Einstein tenía muchas teorías más allá de la relatividad, incluida una que garabateó sobre la felicidad, que se vendió en una subasta en Jerusalén, Israel, el martes por $1.3 millones, informa Associated Press.

Se lee: “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que la búsqueda del éxito combinado con constante inquietud”.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Según los informes, el físico teórico escribió la nota en 1922 mientras viajaba por Tokio, Japón, cuando supo que iba a recibir el Premio Nobel de Física. No tenía dinero para dar propina a un bellboy y le dio la nota en su lugar, diciéndole que, debido a su fama, “probablemente valdrá más que una propina normal”.

Él no estaba equivocado.

La licitación comenzó en $2,000 y escaló rápidamente antes de alcanzar su suma final 25 minutos más tarde, dijo Gal Weiner, el CEO de la casa de subastas. Él no identificó al comprador o al vendedor.

Albert Einstein

La nota de Einstein advierte sobre los peligros de obsesionarse con el éxito y sugiere que una simple perspectiva de la vida puede llevar a una mayor sensación de plenitud y satisfacción.

Emma Seppälä, psicóloga de Stanford y directora de la facultad del programa de liderazgo de mujeres de Yale School of Management, dice que la carrera de Einstein es un testimonio de este punto.

Cuando era un niño, dijo, el futuro ganador del Premio Nobel “tardó tanto en aprender a hablar y escribir que su familia pensó que podría ser discapacitado mental”. Más tarde en la vida, no fue aceptado en la Escuela Politécnica de Zurich, y, después de graduarse en la Escuela Politécnica Federal de Suiza, luchó una vez más, esta vez para obtener un puesto de profesor.

Él superó la adversidad a lo largo de su vida, y lo hizo en gran medida a través del trabajo duro, porque “sabía que era una cuestión de tiempo y esfuerzo”, dice Seppälä.

“El fracaso es el éxito en progreso”, fue citado diciendo.