Saltar al contenido

Las 10 mejores frases del discurso de Mark Zuckerberg en Harvard

¿Te imaginas que en tu discurso de graduación estuviera Mark Zuckerberg? Pues los alumnos de Harvard fueron los afortunados de contar con una de las personas más brillantes y exitosas de nuestro tiempo.

61,9 Billones de dólares después Mark Zuckerberg regresó a la Universidad que abandonó hace doce años. Ahora Zuckerberg, de 33 años, volvió para recibir un título honorario de la institución y para dar un discurso a la generación 2017.

Estas son las mejores frases del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg:

1.- Los grandes sucesos vienen de tener la libertad para fallar.

2.- Cualquiera que tenga iniciativa, será siempre criticado por ir demasiado rápido. Porque siempre hay alguien que quiere que caigas.

3.- Es muy bueno ser un idealista, pero debes estar preparado para ser incomprendido.

4.- Es tiempo de que nuestra generación haga grandes cosas: ¿qué tal detener el cambio climático antes de que destruya al planeta? O modernizar la democracia para que todos puedan votar en línea.

5.- Las ideas no llegan en forma completa. Solo se vuelven claras cuando trabajas en ellas. Solo tienes que comenzar.

6.- Propósito es ese sentimiento de que tú eres parte de algo más grande que tú, que eres necesario y que tienes algo mejor por delante para trabajar.

7.- Estoy aquí para decirte que encontrar tu propósito no es suficiente. El reto para nuestra generación es crear un mundo en donde todos tengan un sentido del propósito.

8.- La película (“The social network”) hizo ver que Facemash fue importante para crear Facebook; no lo fue. Pero si no hubiera sido por Facemash, nunca hubiera conocido a Priscilla. Y Priscilla es la persona más importante de mi vida.

9.- Las películas y la cultura pop están muy equivocados: la idea de un momento de inspiración es una mentira peligrosa, nos hace sentir inadecuados porque nos hace creer que no hemos tenido nuestro momento e impide que las personas siembren buenas ideas.

10.- Podrían decir que conocer a Priscilla (esposa) fue la cosa más importante que hice en mi tiempo en Harvard.