Saltar al contenido

“Las 17 cualidades esenciales de un jugador de equipo”

 John C. Maxwell analiza los rasgos personales necesarios para que uno pueda convertirse en un efectivo jugador de equipo.

Sus detalladas descripciones y múltiples ejemplos son de fácil comprensión y la gran ventaja es que son aplicables a todas las áreas de nuestra vida que implique interacción con las demás personas. Así, sus consejos, te pueden apoyar en el hogar, en tu trabajo, en algún equipo deportivo, asociación, grupo y hasta en la iglesia.

Maxwell describe, precisamente y con detalle, las habilidades necesarias para poder llevar a un equipo al éxito, las cuales, a grandes rasgos (pues de eso se trata todo un libro) son las siguientes:

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

1. Ser una persona adaptable.
Si usted no cambia por el equipo, el equipo podría cambiarlo a usted. Cuando se trabaja en equipo será necesario, por el bien de todos, hacer que las personas realicen el trabajo que tengan que hacer. La rigidez es lo que hace que la persona demuestre su inconformidad; una persona flexible, por el contrario, siempre colaborara para finalizar la tarea. Una persona adaptable estará siempre dispuesto a aprender cosas nuevas, dispuesta a aceptar el cambio y no ven en el ninguna amenaza o un gran reto. Una persona adaptable es totalmente creativa, dispuesta a romper los esquemas buscando soluciones no convencionales.

2. Ser una persona colaboradora.
Una de las características de un colaborador es ayudar a los integrantes del grupo y no competir contra estos. Un colaborador siempre tendrá en la mente ganar, con esto logrará hacer ganar a todo el grupo, su efecto será multiplicador.

3. Tener sentido del compromiso.
No existen campeones indiferentes. El ser una persona comprometida no es ser el más hábil o el que tiene más oportunidades, una persona comprometida es aquella que trabaja con lo que tiene y está decidida a alcanzar su objetivo. Es quien se determina a hacer algo, creando sus propias condiciones para alcanzar su meta.

4. Ser comunicativo.
Un equipo es muchas voces con un sólo corazón. La comunicación en el equipo es de las características más importantes; sin esto, no se podrá mantener trabajando al equipo. La comunicación disminuirá la distancia con los integrantes del grupo. Existe una regla llamada 24 horas, que consiste en solucionar cualquier problema con un integrante de equipo en menos de 24 horas porque entre más rápido se soluciona un problema es mejor para el grupo. Para ser comunicativo, hay que ser franco para poder generar confianza.

5. Ser competente.
Ser competente significa estar completamente preparado, estar completamente enfocado en la excelencia, hacer bien el trabajo y estar bien calificado para realizarlo.

6. Ser confiable.
Una persona confiable es una persona responsable. La confiabilidad debe de ser consistente en el grupo, todas las personas deben de ser confiables en cualquier momento.

7. Ser disciplinado.
La disciplina es lo que utiliza una persona para poder avanzar hacia el éxito, sin disciplina no se pueden alcanzar todas las metas. Donde hay una voluntad, hay un ganador. Una persona disciplinada controla sus emociones, usa la razón, controla la lengua y acepta desafíos.

8. Valorar y respetar a los demás.
Reconocer los méritos de los compañeros de equipo es incalculable. La importancia de una persona se mide en lo que hace para que los demás integrantes del grupo den lo mejor de sí, creer en las otras personas y servirles, apoyarles en lo que sea necesario.

9. Ser entusiasta.
El entusiasmo es lo que hace a las personas hacer cosas importantes, crea una fuente de energía positiva. La fuente de energía de su equipo es el corazón de usted. Es básico juntarse con personas que sean entusiastas, para que se contagie. Creer en lo que se hace.

10. Tener siempre una intención.
Es decir, que cada acción cuente, hacer las cosas correctamente. El éxito no se alcanza sin ser intencionado. Para ser una persona intencionada es necesario vivir con una meta importante, se deben de conocer las fortalezas y debilidades personales para ser cada día mejor, se debe de tener un orden en las responsabilidades y se debe de saber cuándo decir no.

11. Tener clara una misión.
El ser consciente de tu misión significa tener un propósito y respetarlo, saber hacia dónde va el equipo y cuáles son sus objetivos. Una persona que es consciente de su misión sabe ordenar sus metas después de las metas del grupo, sabe aportar su mejor habilidad para el bien del grupo.

12. Tener preparación.
Básico: la preparación puede marcar la diferencia entre ganar o perder, es necesaria para afrontar los retos, es tener la mitad de la batalla ganada. Es indispensable aprender de los errores, investigar y conocer.

13. Valorar las relaciones.
Si usted se lleva bien con los demás, la gente le seguirá. Para relacionarse con las demás personas es necesario tener respeto, conocer a las personas compartiendo experiencias, tener confianza.

14. Mejorar personalmente de una manera constante.
Para mejorar el equipo, supérese usted. Es necesario ser mejor cada día.

15. Ser desinteresado.
Se trata de dar lo mejor de las habilidades que se poseen para el bien del grupo, cuando se pierda este fin simplemente es mejor retirarse, el grupo no recibirá ningún bien si no se piensa así. El egoísmo no aplica para un trabajo en equipo. Ser desinteresado significa ser generoso, preocuparse por los beneficios que obtendrá el equipo más que por los mismos. Se trata de tener y promover la lealtad.

16. Orientarse siempre hacia las soluciones.
Buscar la solución es la mejor solución; es necesario tener en mente los objetivos y no los obstáculos. Ver los problemas como algo por resolver y algo que siempre podrá ser solucionado, no como obstáculos.

17. Ser tenaz.
Las personas tenaces son aquellas que nunca se rendirán, que nunca se darán por vencidas, las que van a dar el cien por ciento en sus actividades, no más, no menos.

Y bueno, como has leído, estas 17 habilidades para poder trabajar en equipo y generar éxito, son cualidades que no solo aplican para el trabajo en grupo sino que deberían ser parte tu personalidad, pues te será más fácil, por ende, lograr metas personales también.

¡Ojalá te funcionen!

Y recuerda: ¡a sonreír, agradecer y abrazar tu vida!