Saltar al contenido

Las mujeres guapas prefieren a los hombres feos por estas razones.

Seguramente esta nota hará que quieras salir en este momento corriendo en busca de la mujer más guapa para conquistarla. Y es que, en esta ocasión, el famoso dicho “la suerte de la fea la bonita la desea” también aplica para el caso de los hombres y aquí te diremos las razones.

No todo es la belleza física, en muchas ocasiones y dependiendo de las mujeres, la actitud, los detalles y las atenciones valen más que cualquier cara bonita. Según James McNulty, investigador de la Universidad de Tennessee de Estados Unidos, comprobó en un estudio que el hombre que tenía un físico menos atractivo que su pareja disfrutaba mejor de la vida y viceversa.

Durante la investigación, se entrevistaron a 82 parejas que habían contraído matrimonio en los últimos seis meses, mismos que habían durado mínimo tres años de noviazgo. Las mujeres fueron clasificadas por la belleza de su rostro, mientras que los hombres no tenían ningún requisito.

Los resultados fueron asombrosos, los esposos que mantenían más calma y se portaban mejor, tenían a su lado mujeres físicamente atractivas. A continuación, te diremos las razones más comunes por las que una mujer prefiere a los hombres feos para formalizar.

Te puede interesar: El vino tinto hace que las mujeres quieran tener más sexo

 

Seguramente esta nota hará que quieras salir en este momento corriendo en busca de la mujer más guapa para conquistarla. Y es que, en esta ocasión, el famoso dicho “la suerte de la fea la bonita la desea” también aplica para el caso de los hombres y aquí te diremos las razones.

No todo es la belleza física, en muchas ocasiones y dependiendo de las mujeres, la actitud, los detalles y las atenciones valen más que cualquier cara bonita. Según James McNulty, investigador de la Universidad de Tennessee de Estados Unidos, comprobó en un estudio que el hombre que tenía un físico menos atractivo que su pareja disfrutaba mejor de la vida y viceversa.

Durante la investigación, se entrevistaron a 82 parejas que habían contraído matrimonio en los últimos seis meses, mismos que habían durado mínimo tres años de noviazgo. Las mujeres fueron clasificadas por la belleza de su rostro, mientras que los hombres no tenían ningún requisito.

Los resultados fueron asombrosos, los esposos que mantenían más calma y se portaban mejor, tenían a su lado mujeres físicamente atractivas. A continuación, te diremos las razones más comunes por las que una mujer prefiere a los hombres feos para formalizar.

Te puede interesar: El vino tinto hace que las mujeres quieran tener más sexo

El dinero mata carita

Este punto no aplica para todas las mujeres, pero si es muy común encontrar parejas que suelen estar juntas por esta razón. Es un hecho que el dinero no compra la felicidad, pero si te da una mayor tranquilidad en ciertas situaciones.

Tienen mejor personalidad

La personalidad es lo que conquista y mantiene a una persona a tu lado. Así que, si no eres el más atractivo, entonces te recomendamos tener una personalidad de envidia. Estamos seguras que con esta característica no tendrás ningún problema en tus próximas relaciones.

Los hombres feos tienen mejores atenciones

Por alguna razón los hombres que no tienen el mejor físico suelen ser más atentos, comprensivos y mantienen los pies en el suelo. Definitivamente esta es una de las razones más importantes por las que una mujer prefiere a un hombre estable que a uno con gran apariencia.

A las mujeres les gusta ser el centro de atención

De alguna u otra manera las mujeres disfrutan ser el centro de atención. Es por esto que prefieren estar en compañía de un hombre con un atractivo menor al de ellas para así ganar todas las miradas del lugar.

Creen que los hombres feos no son infieles

No nos pregunten el por qué, pero la mayoría de las mujeres creen que los hombres feos son menos infieles que aquellos que tienen un físico más atractivo. Sabemos que esto no es un hecho y que la fidelidad es algo que se debe respetar en cualquiera de los casos. Pero este es uno de los pensamientos más comunes de las mujeres.