Saltar al contenido

Cómo las personas inteligentes trabajan menos y hacen más

Cómo trabajas es mucho más importante que cuánto trabajas.

Algunas personas tienen una extraña habilidad para hacer las cosas. Mantienen sus noches y fines de semana sagradamente y todavía hacen más que las personas que trabajan 10 o 20 horas más por semana.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Un nuevo estudio de Stanford muestra que están en algo. El estudio encontró que la productividad por hora disminuye bruscamente cuando la semana de trabajo excede las 50 horas, y la productividad cae tanto después de 55 horas que ya no sirve de nada trabajar. Así es, las personas que trabajan tanto como 70 horas (o más) por semana realmente obtienen la misma cantidad que las personas que trabajan 55 horas.

“El tiempo es lo que más queremos, pero lo que usamos lo peor.”
William Penn

Las personas inteligentes saben la importancia de cambiar de marcha el fin de semana para relajarse y rejuvenecer actividades. Ellos usan sus fines de semana para crear una mejor semana por delante.

Esto es más fácil decirlo que hacerlo, así que aquí hay algo de ayuda. Las siguientes son algunas cosas que puedes hacer para encontrar el equilibrio en el fin de semana y entrar en el trabajo en un 110% el lunes por la mañana.

1. Desconéctate.

La desconexión es la estrategia de fin de semana más importante, porque si no puedes encontrar una forma de eliminarte electrónicamente de tu trabajo en la noche del viernes al lunes por la mañana, nunca has dejado el trabajo. Hacerte disponible 24/7 para tu trabajo te expone a una constante barrera de factores de estrés que te impiden reenfocarte y recargar. Si vas a tomar todo el fin de semana libre de trabajo de manipulación de correos electrónicos y llamadas no es realista, trata de designar horas específicas el sábado y el domingo para revisar los correos electrónicos y responder a los mensajes de voz. Por ejemplo, mira  los mensajes, el sábado por la tarde, mientras que tus hijos están recibiendo un corte de pelo y domingos por la noche después de la cena. Programar bloques cortos de tiempo aliviará el estrés sin sacrificar la disponibilidad.

2. Reduce al mínimo las tareas.

Las tareas tienen un hábito gracioso de asumir completamente tus fines de semana. Cuando esto sucede, pierdes la oportunidad de relajarte y reflexionar. Lo que es peor es que muchas tareas se sienten como el trabajo, y si pasas todo el fin de semana haciéndolas, simplemente pones una semana de trabajo de siete días. Para evitar que esto suceda, tienes que programar tus tareas como lo harías con cualquier otra cosa durante la semana, y si no las completas durante el tiempo asignado, continúa y termínalas el fin de semana siguiente.

3. Ejercítate.

No hay tiempo para hacer ejercicio durante la semana? Tienes 48 horas cada fin de semana para hacer que suceda. Conseguir que tu cuerpo se mueva por tan sólo 10 minutos libera GABA, un neurotransmisor calmante que reduce el estrés. El ejercicio es también una gran manera de llegar a nuevas ideas. Los innovadores y otras personas exitosas saben que estar al aire libre a menudo crea la creatividad. Sé que muchas de mis mejores ideas vienen a mí mientras estoy navegando. Mientras estás en el océano, la combinación de actividad vigorizante y hermoso paisaje crea el entorno perfecto para una afluencia de la creatividad. Ya sea que estés corriendo, en bicicleta o en jardinería, el ejercicio conduce a la introspección alimentada con endorfina. La clave es encontrar una actividad física que haga esto para ti y luego para que sea una parte importante de tu rutina de fin de semana.

4. Reflexiona.

La reflexión semanal es una poderosa herramienta para mejorar. Utiliza el fin de semana para contemplar las fuerzas más grandes que están moldeando tu industria, tu organización y tu trabajo. Sin las distracciones de lunes a viernes trabajo ocupado, deberías ser capaz de ver las cosas en una luz completamente nueva. Utiliza esta visión para alterar tu enfoque a la próxima semana, mejorando la eficiencia y la eficacia de tu trabajo.

5. Sigue una pasión.

Te puede sorprender lo que sucede cuando persigues algo que te apasiona los fines de semana. Disfrutar de tus pasiones es una gran manera de escapar del estrés y abrir tu mente a nuevas formas de pensar. Cosas como tocar música, leer, escribir, pintar o incluso jugar con tus hijos pueden ayudar a estimular diferentes modos de pensar que pueden cosechar grandes dividendos durante la próxima semana.

6. Pasa tiempo de calidad con la familia.

Pasar tiempo de calidad con tu familia en el fin de semana es esencial si deseas recargar y relajarte. Los días de la semana son tan agitados que toda la semana se puede ir volando sin haber pasado tiempo de calidad con la familia. No dejes que esto se desangre en tus fines de semana. Lleva a tus hijos al parque, lleva a tu cónyuge a tu restaurante favorito y vez a visitar a tus padres. Te alegrarás de haberlo hecho.

7. Programa micro-aventuras.

Compra boletos para un concierto, o obtén reservas para ese nuevo hotel fresco que acaban de abrir el centro de la ciudad. En lugar de correr en una cinta rodante, planea una caminata. Prueba algo que no has hecho antes o quizás algo que no has hecho en mucho tiempo. Los estudios demuestran que anticipar algo bueno por venir es una parte significativa que hace que la actividad sea placentera. Saber que tienes algo interesante planeado para el sábado no sólo será divertido el sábado, sino que mejorará significativamente tu estado de ánimo a lo largo de la semana.

8. Despierta al mismo tiempo.

Es tentador dormir el fin de semana para ponerte al día en tu sueño. A pesar de que se siente bien temporalmente, tener un despertar inconsistente perturba tu ritmo circadiano. Mantén ciclos en tu cuerpo a través de una elaborada serie de fases de sueño con el fin de que te despiertes descansado y fresco. Una de estas fases implica preparar tu mente para estar despierto y alerta, que es porqué la gente despierta a menudo antes de que su reloj de alarma se apague (el cerebro está entrenado y listo). Cuando duermes más allá de tu hora regular del despertar el fin de semana, terminas con sensación de mareo y cansado. Esto no sólo es perjudicial para tu día libre, sino que también te hace menos productivo el lunes porque tu cerebro no está listo para despertar a su hora normal. Si necesitas ponerte al día con el sueño, ves a la cama antes.

9. Asigna tiempo de la mañana para ti

Puede ser difícil conseguir tiempo para ti en los fines de semana, especialmente si tienes familia. Encontrar una manera de participar en una actividad que te apasione sobre la primera cosa en la mañana puede pagar dividendos masivos en la felicidad y la limpieza de la mente. También es una gran manera de perfeccionar tu ritmo circadiano forzándote a despertarte al mismo tiempo que lo haces durante la semana. Tu mente alcanza el máximo rendimiento de dos a cuatro horas después de despertar, así que levántate temprano para hacer algo físico, y luego siéntate y participa en algo mental mientras tu mente está en su apogeo.

10. Prepárate para la próxima semana.

El fin de semana es un buen momento para pasar unos momentos planeando tu próxima semana. Tan solo 30 minutos de planificación pueden producir ganancias significativas en productividad y reducir el estrés. La semana se siente mucho más manejable cuando entras con un plan porque en todo lo que tienes que enfocarte es en la ejecución.