Saltar al contenido

Las personas mentalmente fuertes hacen estas 5 cosas

Un hombre libre es aquel que, teniendo fuerza y talento para hacer una cosa, no encuentra trabas a su voluntad.

Es probable que dedique tiempo a pensar en su fuerza física, a pensar en cómo puede hacer ejercicio o comer de manera saludable. Pero, ¿qué pasa con tu fuerza mental? Ser mentalmente fuerte, según la psicóloga y autora Amy Morin, significa que “maneja sus emociones, pensamientos y comportamientos de una manera que lo prepara para el éxito en la vida”.

La base de la fuerza mental es la capacidad de separar su identidad de sus emociones o de los acontecimientos de su vida. Tal vez se sienta solo, o suspenda un examen, o envíe un correo electrónico a diez profesionales y ninguno de ellos responda. Experimentar estas emociones y eventos puede ser un desafío, pero no significa que usted, como persona, sea indigno o un fracaso.

Las personas mentalmente fuertes tienen días malos y experimentan el fracaso como todos los demás. La diferencia está en cómo responden a estos obstáculos. La buena noticia es que cualquiera puede desarrollar su fortaleza mental.

Aquí hay cinco hábitos de personas mentalmente fuertes en los que puede trabajar para adoptar:

Manténgase basado en su autoestima.

Es natural compararse con los demás. Las redes sociales hacen que esto sea más fácil que nunca. Quizás uno de tus amigos ingresó en una universidad de la Ivy League, tu otro amigo está de vacaciones en Hawái y otro amigo fue contratado en Google. Todo mientras estás solo en tu habitación luchando por encontrar un trabajo o aprobar una clase.

Sepa que su autoestima no está definida por la universidad a la que asiste o una empresa en su currículum o lo que otras personas dicen sobre usted en las redes sociales. Eres valioso porque estás vivo y eres una parte importante de muchas comunidades diferentes. En lugar de concentrarse en lo que otras personas piensan de usted, piense en su propio crecimiento y en cómo puede servir a los demás.

Acepte y adáptese al cambio.

Para muchas personas, los años comprendidos entre los 18 y los 25 son cuando ocurren algunos de los cambios más importantes de la vida. Muchos jóvenes asisten a la universidad, se mudan a una nueva ciudad, obtienen su primer trabajo de tiempo completo y se convierten en adultos maduros durante esta etapa de la vida.

Pero el cambio no es del todo positivo o fácil, como el mundo experimentó colectivamente durante la pandemia de COVID-19. El cambio suele ser doloroso y desorientador. Pero también puede ser aventurero y estimulante.

Busque pequeñas oportunidades para salir de su zona de confort, como llevar a cabo conversaciones profesionales con profesionales que nunca ha conocido, emprender un nuevo pasatiempo creativo o establecer una meta desafiante para usted. Estos pequeños pasos le ayudarán a desarrollar los músculos necesarios para ser resistente, o incluso sentirse cómodo, con el cambio en todas las áreas de su vida.

“La tenacidad mental es un estado de ánimo. Podrías llamarlo personaje en acción “. – Vince Lombardi

Céntrese más en el proceso que en los resultados.

El método de lanzamiento de carrera está diseñado intencionalmente para brindarle un proceso concreto para la acción. Sus resultados, como obtener una pasantía o un trabajo, no están garantizados ni están completamente bajo su control. Pero si cambia su definición de éxito de conseguir un trabajo a seguir el proceso y construir relaciones, se pondrá en la mejor posición para lograr sus objetivos.

Esto también se aplica en la escuela. En lugar de preocuparse por la calificación que obtiene en un examen, preocúpese por qué tan bien conoce el material. Esto no significa que las metas no sean motivadores importantes, porque lo son. Pero al desarrollar hábitos positivos, desarrollará la capacidad de recuperación para cuando los tiempos sean difíciles y se preparará para el éxito. Puedes controlar tus acciones. Dirija su enfoque allí.

Aprenda de los errores.

Una vez, en una entrevista de trabajo, hice un comentario inapropiado sobre los clientes de un vecindario pobre. Estaba realmente avergonzado y, obviamente, no conseguí el trabajo. Pero esa experiencia me enseñó una valiosa lección para hablar siempre de los demás con respeto y profesionalismo.

Los errores no son cómodos, pero son excelentes profesores. Es inevitable que cometa errores, pero siempre debe asegurarse de aprender intencionalmente de sus errores. Una forma de hacerlo es desarrollar el hábito de llevar un diario y escribir los hábitos que desea practicar o las lecciones que aprenda.

Muchos estudiantes evitan situaciones en las que podrían cometer errores para mantener el fracaso a una distancia segura. Sin embargo, este hábito le impedirá aprender y crecer. Los errores son un subproducto importante y natural de tomar medidas audaces. Debe intentar mejorar cuando comete errores en lugar de tratar de evitarlos.

También debe hacer todo lo posible por aprender de los errores de los demás a través de sus relaciones personales y mentores, así como a través de libros, videos y podcasts. Aproveche las muchas lecciones de vida que otros han aprendido y compartido.

Ofrezca apoyo y gratitud a los demás.

Hay una cita poderosa de Zig Ziglar: “Puedes tener todo lo que quieras en la vida, si tan solo ayudas a otras personas a obtener lo que quieren”.

Agregar valor a la vida de otras personas, en la escuela, el trabajo y su vida personal, es tanto lo correcto como la mejor manera de lograr sus objetivos. Cuando recién está comenzando en su carrera, es posible que tenga dificultades para ver cómo puede ser útil a los demás. Pero al ser curioso, amable, agradecido y trabajador, pronto descubrirá lo significativo y beneficioso que es apoyar a los demás.

El éxito no se logra solo y tampoco la felicidad. Al tratar de servir activamente a los demás y restar importancia a su propio ego, construirá relaciones positivas que lo beneficiarán por el resto de su vida.