Saltar al contenido

Cómo lidiar con personas difíciles

De vez en cuando, te enfrentarás a una persona difícil. Tal vez sea tu gerente quien te presione para hacer una fecha límite de trabajo. O es tu cónyuge el que te desafía en todo momento. Tal vez es incluso el barista quien te da una actitud mientras él toma tu café con leche en la cafetería local. No importa quién te está haciendo pasar un mal rato, existe un método probado y verdadero de tres pasos para responder a ellos de una manera efectiva.

Primero, respira profundamente. Cuando respiras profundamente, volverás a orientar tu atención hacia ti mismo. Esto te ayudará a recordar que tienes el control de tus emociones y sentimientos. La persona difícil no te controla, y depende de ti cuál será tu respuesta. Estas a cargo de tu vida y tu decidirás cómo manejar a las personas difíciles.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Además, la respiración tiene efectos fisiológicos positivos, como bajar la presión arterial y cambiar el nivel de pH de la sangre. Responde a una persona enojada concentrándote primero en ti mismo y llenando tus pulmones con oxígeno.

Kabir Sehgal

En segundo lugar, no tomes lo que dicen personalmente. Esto puede ser difícil porque es fácil tomar lo que dicen en serio. Pero cuando alguien está enojado o es difícil, es su percepción y su problema. Probablemente estén pasando por algo que los inquieta. Y es un problema que deben resolver por sí mismos o con ayuda profesional. No permitas que otra persona controle tu actitud o estado de ánimo.

Todos ven el mundo de manera diferente y tienen su propia percepción. Entonces, por qué deberías adoptar de inmediato tu visión del mundo? Solo dite a ti mismo: “Esto no se trata de mí. Se trata de ellos”. Si tomas lo que digan personalmente, te pondrás a la defensiva y responderás por las emociones que solo alargarán el argumento de ida y vuelta y exacerbarán la situación.

Deepak Chopra habla con los empleados de CNBC sobre la meditación

Tercero, ignóralos. Mientras alguien esté siendo malo, enojado o difícil, ignóralos. Aléjate de ellos o ve a otra habitación u oficina. Si tienes una conversación telefónica, sosten el teléfono lejos de tu oreja o coloca el receptor en silencio. Después de que disminuya la ira o la irritación, puedes entablar una conversación constructiva con ellos. Incluso podría decirles: “Una vez que estén listos para buscar una solución, podemos tener una conversación”.

Pero no es tu responsabilidad darles compañía mientras sean desagradables o crueles contigo. Al optar por pasar por alto tu enojo, se ahorra energía mental, y puedes pasar tu tiempo con personas y amigos que son más positivos.