Saltar al contenido

Lo que ayudó a Jim Rohn a pasar de una pequeña granja de Idaho a ser millonario a los 31 años

En esta época contamos con exitosos personajes que han influenciado a millones de personas a ser mejores en sus vidas y sus trabajos; pero hubo alguien que los inspiró a ellos y su legado seguirá siendo un ejemplo para futuras generaciones.

Jim Rohn nació en 1930 en una granja en Caldwell, Idaho. Dejó la escuela al año de haber ingresado, a sus 25 años estaba en la quiebra y a sus 31 ya era millonario. ¿Cómo lo logró?

Entendió que no debía culpar más a su lugar de origen, al costo de las cosas, a los impuestos, ni a que su salario era mínimo; simplemente debía cambiar su filosofía de vida. Es simple, si te riges por factores externos y estos no cambian, estarás condenado al fracaso.

Rohn, hace un símil entre su filosofía de vida y la vela de un barco:
  • El conjunto de velas, el cómo pensemos y cómo reaccionamos, tienen mucha más capacidad de destruir nuestras velas que cualquier reto que enfrentemos.
  • Si los vientos cambian ajustemos las velas, en lugar de permitir que nos lleven en una dirección a la que no queremos ir.
  • Si podemos cambiar la manera en la que percibimos, juzgamos y decidimos sobre los grandes problemas; entonces podemos cambiar dramáticamente nuestras vidas.
  • El desarrollo de una sana filosofía nos prepara para tomar decisiones correctas.

Una vez transformó su filosofía de vida, se dio cuenta que la diferencia entre el éxito y el fracaso es mínima. Fracasar es cometer los mismos errores todos los días; tener éxito requiere adoptar buenos hábitos y seguirlos todos los días.

Libros Recomendados:

Todos sabemos que adoptar buenos hábitos es difícil y que para lograrlo debemos tener la mentalidad y actitud necesarias. La actitud, para Rohn, es cómo nos sentimos y especialmente con respecto a lo siguiente:
  • Pasado: Del cual debemos aprender y no apegarnos.
  • Presente: El cual debemos aprovechar cada instante.
  • Futuro: Sobre el cual debemos plantar metas para establecer un camino.
  • Otras personas: En las cuales debemos apalancar nuestro éxito y tratarlas con la mejor actitud, ya que de eso dependerá nuestro futuro.
  • Nosotros mismos: Tratarnos con buena actitud nos permitirá ver las cosas buenas, reconocer valores y logros.

“Lo que sabemos (filosofía de vida) y cómo nos sentimos (actitud), a duras penas puede determinar nuestro potencial para lograr objetivos. Sin embargo, alcanzar metas, está determinado por nuestra actividad” dice Rohn. Tomar acción fue lo que le permitió ser vice-presidente de Nutri-bio, obtener un lugar en el salón de fama de los oradores motivacionales, ser uno de los mentores del fundador de Herbalife y ser un autor de gran reconocimiento.

recomendado: Jim Rohn: 4 Claves para llevar tu mente a nuevos niveles

Para empezar a tomar acción, Rohn nos invita a preguntarnos cuáles son esas cosas simples que no estamos haciendo, que nos permitirían mejorar nuestro bienestar.

Cuando Rohn conoció a su mentor, John Earl Shoaff, este le pidió que hiciera una pequeña revisión a través de una serie de preguntas como: ¿Cuánto había ahorrado e invertido en los últimos años?, ¿cuántas veces se había ejercitado en el último mes? y ¿cuántos libros había leído en los 3 meses anteriores?. Esto con el fin de revisar a dónde lo había llevado su filosofía de vida y la actividad que había puesto.

Debemos medir constantemente nuestros resultados porque así sabremos si nuestra filosofía de vida, actitud y actividad nos están llevando a donde queremos. Si no, recordemos que debemos reajustar las velas cada vez que sea necesario.

En conclusión: Cambiar nuestra filosofía de vida, tener la actitud necesaria y tomar acción. Eso fue lo que le permitió a Rohn cambiar su situación y son los factores que definieron su estilo de vida, así que si no estás conforme con el tuyo, ya sabes por donde empezar.

visto en: modoemprendedor