Saltar al contenido

LOS 10 MANDAMIENTOS DEL ÉXITO

Primer mandamiento:

se sacrificará unos años haciendo lo que otros no están dispuestos a hacer y disfrutará el resto se tu vida como otros nunca podrán.

Segundo mandamiento:

Queda prohibido rendirse. Es imposible derrotar a una persona que NUNCA SE RINDE. Solo un mediocre, se dan por vencido en los momentos de crisis. Encuentra la forma, no la excusa.

Tercer mandamiento:

Trabajará inteligentemente con sus recursos. El éxito financiero se alcanza trabajando inteligentemente, no arduamente. Tenga presente que el dinero no se gana trabajando, se gana pensando. Si se ganara trabajando, los que trabajan de 8am a 7 pm ya serían millonarios.

Cuarto mandamiento:

Pondrá al dinero a trabajar para usted. Cuanto más trabaje el dinero para usted, menos tendrá que trabajar Ud. Si no usa el apalancamiento a su favor, alguien con más inteligencia financiera que usted, lo usará en su contra. Haga del dinero su esclavo y deje de ser usted un esclavo del dinero.

Quinto mandamiento:

Siempre seguirá sus pasiones… siga su sueño. Encuentre y profesionalizate en negocios que realmente te apasione y nunca más tendrá que trabajar para otros.

Sexto mandamiento:

Su mente será su mayor activo. Todo lo que la mente del hombre puede concebir, lo puede conseguir. Lo que pasa por su mente, pasa por su vida. Lo que piensa, lo serás. Lo que sientas, lo atraerás. Lo que imagines, lo crearás.

Séptimo mandamiento:

Para nada se necesita ser grande para comenzar, pero si se necesita comenzar para ser grande. Recuerda que los grandes éxitos, tienen comienzos pequeños. Piense globalmente, actúa localmente.

Octavo mandamiento:

Sus resultados serán directamente proporcionales a los hábitos que practique. La persona que será en 5 años estará basada en los libros que leas, sus hábitos y las personas que lo rodean hoy. En conclusión los hábitos son esas pequeñas acciones, que hacen una gran diferencia. El hábito más importante de todos es el de la autoeducación financiera.

Noveno mandamiento:

No ponga techo a sus ingresos. No baje sus sueños al nivel de su billetera eleve su billetera al nivel de sus sueños.

Décimo mandamiento:

Si usted es bueno en algo no lo haga gratis. El conocimiento es dinero y el dinero lleva a la riqueza. La experiencia le hará comprender que las cosas gratis no las valoran los clientes… de hecho si se hace gratis, no es cliente.