Saltar al contenido

Mark Cuban: “Cuando tienes 22, 23, 24, no hay tal cosa como el fracaso”

Los jóvenes que buscan aterrizar ese primer trabajo perfecto pueden calmarse y escuchar la perspectiva del multimillonario empresario de tecnología Mark Cuban: Cualquier trabajo que se obtiene es una buena oportunidad para aprender.

“Los niños que se gradúan hoy, preguntan sobre trabajos y cosas que deben hacer y todo, y siempre me gusta decirles, no tienen que conseguir el trabajo perfecto”, dice Cuban en The Thrive Global Podcast.

“Cuando tienes 22, 23, 24, en realidad no hay tal cosa como el fracaso”.

El punto es comenzar y aprender tanto como puedas.

“Cualquiera que sea el trabajo que tomes, te pagan para aprender, y sólo gastas muchos años pagando para ir a la escuela, y pagaste mucho dinero, probablemente todavía debes dinero. Toma ese trabajo. Te van a pagar para aprender, y si era como mi experiencia donde aprendí que no hacer y me pagaban, todavía valía la pena”.

Encontrar tus puntos fuertes es una cuestión de intentar, aprender y volver a intentarlo, dice el multimillonario tecnológico.

“CREO VERDADAMENTE QUE CADA UNO DE NOSOTROS ES REALMENTE BUENO EN ALGO, CORRECTO? LA PARTE DIFÍCIL ESTÁ EN ENCONTRAR LO QUE ES.”

“También les digo a los niños, realmente creo que todos y cada uno de nosotros es realmente bueno en algo. ¿Lo duro es descubrir lo que es y pasar por todo lo diferente – besar todas las ranas antes de encontrar el príncipe del Trabajo, ¿verdad? Y creo que tienes que probar y experimentar tantas cosas como puedas, y una vez que llegas allí, intenta ser lo mejor que puedas.

Después de graduarse de la Universidad de Indiana en 1981, el propio Cuban tuvo una serie de comienzos fallidos en el mundo profesional. “Yo había renunciado o había sido despedido de tres empleos consecutivos”, incluyendo de una compañía de software, dice Cuban en una entrevista en “Shark Tank” de ABC, donde es juez.

Pero las experiencias le enseñaron algo valioso.

“Nunca fui a la tecnología en la universidad, tomé una clase de computación y la engañé”, dice Cuban.

“Pero cuando conseguí uno de mis primeros trabajos fuera de la escuela usando la tecnología, fue como, espera, me encanta esto. Me he enseñado el programa, podía ir siete horas, ocho horas sin tomar un descanso pensando que era 10 minutos porque me estaba concentrando tan duro y tan emocionado y realmente me encantó. Y ahí es cuando me di cuenta de que podía ser realmente bueno en tecnología.”

Cuban inició una empresa de informática de integración de sistemas, MicroSolutions, que vendió a CompuServe en 1990. El éxito que lo convirtió en un multimillonario fue cuando Cuban y su amigo Todd Wagner lanzaron AudioNet, que se convirtió en Broadcast.net. Vendieron la start-up a Yahoo por $5.7 mil millones en abril de 2000.

“Uno de mis refranes favoritos es que no importa cuántas veces fallas, solo tienes que estar en lo correcto una vez, entonces todo el mundo te puede llamar un éxito de la noche a la mañana”, dice Cuban. “He fracasado en una compañía que vendió leche en polvo, fallé en los trabajos que me han despedido y todas esas experiencias fueron de aprendizaje”.