Saltar al contenido

¿Miedo al éxito?

En ocasiones, tendrás una meta u objetivo que crees poder lograr, pero simplemente pareces no tomar suficiente acción para alcanzarla.

Realmente no tienes miedo de llegar a fracasar, o de ser rechazado, el camino a la meta parece muy claro, y quizás interesante, y ocasionalmente irás contribuyendo con progresos, sin embargo, la mayor parte del tiempo te sentirás estancado y no sabrás porqué.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

Esto pasa usualmente con metas de largo plazo que requieren acción intermitente, tales como Perder Peso o Iniciar un nuevo Negocio dejando el actual trabajo.

Una pregunta que he encontrado útil en estas situaciones es: ¿Qué pasa si logras el éxito? Olvídate de lo que esperas que pase, o lo que temes que pase, y más bien concéntrate realmente en lo que probablemente ocurrirá.

Entonces, lograste tu meta… y ¿ahora que? ¿qué cambió?

No se trata de dar una respuesta de 5 segundos como por ejemplo, “Si pierdo peso, seré delgado”. Siéntate sólo unos 30 minutos a pensar cómo realmente tu vida cambiaría una vez que hayas logrado tu meta (Sin televisión, Internet, radio, o cualquier otra distracción). Usualmente hay efectos secundarios de los cuales podrías no estar consciente, pero inconscientemente pueden llegar a ser suficientemente importantes como para evitarte tomar acción.

Por ejemplo, si pierdes peso, he aquí algunos posibles efectos secundarios: La gente lo va a notar, y va a empezar a comentarlo, mientras otros posiblemente te pidan consejos, podrías pensar que necesitas continuar con un nuevo estilo de vida para mantener tu nuevo peso, podrías necesitar nueva ropa, podrías convertirte en una persona más atractiva y por tanto atraer más encuentros sociales (deseados o no deseados), amigos con sobrepeso podrían sentir algo de envidia, tu familia podría resistirte al cambio, te podrías estresar por el hecho de tener que mantener tu nuevo peso que ahora se encuentra ante los ojos de la sociedad, y ahora, podrías empezar a preocuparte de  evitar ciertas comidas para mantener tus niveles de nutrientes en el punto de equilibrio… etc

Es extraño que una meta sea todo color de rosa. El éxito requiere cambio, y el cambio tiene tanto consecuencias positivas como negativas. Usualmente la gente dice que quiere lograr el éxito en algo, pero la realidad es que lo negativo del asunto supera lo positivo para ellos. Pero una buena manera de superar este problema es pensar conscientemente en cuáles son esos aspectos negativos y luego identificarlos uno a uno. Luego de identificarlos, podrías intentar eliminarlos por completo, o simplemente aceptarlos y vivir con ellos.

Es ciertamente útil enfocarse en los aspectos positivos de una meta. Pero no dejes de hacerte una encuesta ocasional sobre el lado oscuro de tus metas y acepta que en ocasiones será inevitable las consecuencias negativas.

A diferencia del miedo al fracaso, o al rechazo, el miedo al éxito puede ser mucho más complicado de detectar, porque por lo regular es inconsciente. Pero el problema en sí no es el miedo al éxito, sino el miedo a los posibles efectos secundarios del éxito, muchos de los cuales pueden ser genuinamente indeseables.

Miedos que nunca antes han sido evaluados conscientemente, tienden a crecer y fortalecerse.

El motivo, es simplemente acondicionamiento comportamental — cuando evitas algo a lo que le temes (consciente o inconscientemente), automáticamente, refuerzas el comportamiento de seguir evitándolo. Así que cuando evitas trabajar en una meta propuesta, por el hecho de que tienes un miedo oculto, lo único que logras es reforzar el hábito de la procrastinación, y mientras el tiempo pasa y pasa, se vuelve más y más difícil tomar acción.

Preguntarse, “¿Qué Pasa Si Logro El Éxito?”, “¿Cómo Será Todo Si Llego A Triunfar?” puede ayudar a resolver este problema porque enfoca tu atención consciente en dichos miedos. El miedo tiende a disminuir cuando se le examina de forma directa, lo cual significa que te será más fácil tomar acción. Se que a muchos no les gusta la palabra “miedo” con respecto a su propio comportamiento — sin embargo, es simple y llanamente MIEDO. Por más que quieras evitar decir que tienes miedo, lo tienes. Todos lo tenemos, nacimos y morimos con miedos de todos los tipos. Es normal, y en vez de evitarlos, hay que enfrentarlos.

Por ejemplo, volviendo al ejemplo de perder peso, Necesitarás comprar ropa nueva. Y entonces, si no cuentas con el dinero necesario para comprar ropa nueva, entonces ese es un problema real, que tendrás que analizar y resolver, a menos que no te importe llevar ropa muy holgada. Incluso un problema tan simple como este, puede sabotear tus intentos de avanzar camino al éxito en tus metas. Pero cuando analizas la situación conscientemente y encuentras una manera de tratar con el problema de antemano, le estás enviando un mensaje a tu mente inconsciente, de que ya cuentas con una manera de solucionar el problema, y que por tanto, no hay nada de que temer.

Ahora, consideremos justo el lado opuesto. Supongamos que te haces la pregunta: “¿Qué Pasa Si Logro El Éxito?” y en al considerar todos los posibles efectos secundarios, te das cuenta de que no quieres lograr la meta en absoluto. Los aspectos negativos superan en gran medida a los positivos.

Es bueno analizar esto cuando se está realizando un plan de crecimiento personal, pero no se evidencia progreso significativo. Cuando uno se cuestiona con esta pregunta “mágica”, es posible darse cuenta de que en ocasiones no se desea realmente lograr esa meta con todos los posibles efectos secundarios que traería consigo.

Lo que realmente se quiere, puede ser una transición suave entre el estado actual y el estado deseado, para lo cual los aspectos negativos suponen un cambio muy abrupto. Y no estoy diciendo que se deba dejar de lado la meta, sólo porque tiene efectos secundarios negativos, sino que más bien debería replantearse la manera como se quiere llegar a ella, y como serán las cosas una vez finalizado el proceso.

Disminuir el impacto negativo en el logro de metas, puede significativamente ayudarte a dejar de procrastinar y a enfocarte realmente en lo que quieres lograr sin miedo al éxito.

Hoy quisiera que te preguntaras, ¿que pasará si triunfas? Si pierdes peso, si logras tu cita, si ganas el aumento, inicias tu negocio, quedas embarazada, dejas de fumar, ganas más dinero… etc

Descubre si es el miedo al éxito lo que te detiene. Y deshazte de una vez por todas de tus miedos.

Seguir leyendo: 31 causas del fracaso por Napoleón Hill