Saltar al contenido

El miedo a perderse ha existido por siempre, incluso sin redes sociales

FOMO, The Fear Of Missing Out se agregó al Oxford English Dictionary en 2013. Ha sido un concepto popular durante la última década, en gran parte debido al aumento correspondiente de las redes sociales.

Muchas personas ahora están vinculando a FOMO y las redes sociales, pero FOMO no es un concepto nuevo. Ha estado presente desde casi el comienzo de los tiempos.

Antes de las redes sociales, tenías miedo de perderse. La inseguridad de ser excluida era fuerte cuando un amigo no te invitaba a una fiesta, cuando no entendías una broma interna de los demás, o cuando alguien sabía algo de lo que nunca habías oído hablar.

Los humanos están diseñados para temer perderse

La inclusión consistente hace que las personas se sientan seguras. Los humanos fueron diseñados para vivir juntos en las comunidades.

Imagina que estás en un equipo de exploración. El equipo explorador entra en una jungla, pero te deja atrás. Mientras construyen un campamento juntos, te dejan solo. ¿Cómo te sientes?

Probablemente solo. Sientes que no eres necesario y fácil de olvidar. No tienes valor. Como estás solo con los elementos, entiendes que existe un grado de peligro para la situación. Da miedo.

Permanecer juntos es seguro. Quedarse fuera es inseguro. Esta percepción se refuerza cuando las personas se ponen en contacto con las redes sociales. Las redes sociales lo han empeorado pero no lo crearon. Ahora las personas tienen el deseo de no ser excluidas tanto digitalmente como en el mundo real, así es como el problema se ha complicado.

Perseguir por la inclusión intensifica el miedo

FOMO crea una situación abrumadora socialmente. Si nunca intentas quedarte afuera, siempre buscarás las reuniones de amigos, cada información, todos los chistes internos, etc. Se vuelve demasiado. Tu energía se agota y pierdes tiempo y esfuerzo en otros proyectos, relaciones y trabajo. Lo único que obtienes al perseguir un fin para FOMO es una sensación de gratificación instantánea por estar “al tanto” o “nunca omitido”. Sin embargo, esa persecución no tiene final a la vista. Es agotador.

También crea un contexto en el que tu autoestima puede basarse en la aprobación de los demás, lo cual es peligroso. La mayoría de las personas no tienen la atención para pagar a toda la esfera social, en línea o en persona, por lo que siempre se quedará fuera de los eventos o la información aquí y allá porque sería imposible estar siempre incluido. Pero si tu autoestima está ligada a la aprobación de los demás, esos momentos en los que te quedarán fuera lastimarán aún más. Puedes comenzar a cuestionar tu valor básico.

La alegría de perderse

Piensa en una vida como esta: lo digno que eres depende de dos cosas. (1) es lo que haces y (2) cómo contribuyes. Tu autoestima no puede estar vinculada a perderse los eventos de otros. Piensa en lo que quieres para ti, no en lo que otros quieren para sí mismos.

Cuando tienes claro lo que quieres, las cosas que te pierdes tienden a ser menos importantes. Lo que has perdido ya no te sostendrá.

Para experimentar la alegría de perderse, debes darte cuenta de que tu propio valor viene de dentro. Eres la única persona que puede controlar. Apriétate y haz que la seguridad provenga de adentro. El miedo a perderse ya no te perseguirá cuando te sientas seguro con lo que tienes dentro.

Una de las primeras reglas para desarrollar la autoestima es enfocarse en mejorarse pero nunca esperar la perfección. Debes comenzar a destetarte de tus malos hábitos y a los nuevos. Ver la vida a través de un prisma de “progreso, no perfección”. La perfección es inalcanzable para casi todos nosotros. Pero el progreso en los aspectos de la vida que te interesan -relaciones, salud, profesión, educación financiera, etc.- es posible. Intenta seguir tu ubicación semana tras semana y mes a mes. A medida que veas progreso, comenzarás a sentirte mejor contigo mismo. Intenta ahorrar $10 por semana, luego $15 la próxima semana, luego $20. En un año, intentará ahorrar $500 + por semana. Progreso.

A medida que desarrolles la autoestima a través de estos métodos y te cuides, la necesidad de FOMO se escapará.

Lee más sobre cómo aumentar tu autoestima:  no necesitamos más “me gusta”, necesitamos autoestima