Saltar al contenido

No busques felicidad, busca tener una vida con proposito

Ser feliz no es algo que buscas, sino algo que practicas. Tener una vida con propósito puede ser la clave para tener felicidad, así no la estés buscando.

¿Pagarías porque te dejaran hacerlo? Si la respuesta es sí, habrás encontrado una pasión, si la respuesta es no, estarás haciendo algo que te puede gustar, pero que no irá más allá de ser un simple gusto.

Son pocos los que han encontrado una vida con propósito, y lo más probable es que no pertenezcamos a este selecto grupo. Es más, nadie vino con la certeza de qué lo motivaría, todos tenemos dudas con nuestro futuro, así que no hay razón para sentirse mal.

De hecho, no tenemos porqué saber qué es lo que queremos para nuestra vida, nadie vino con esta certeza y para darle respuesta, solo los momentos y experiencias vividas nos indicarán el camino correcto.

Una buena alternativa para encontrar aquello que nos hace felices es “por descarte”, es decir, haciendo todo aquello que no nos gusta, que nos aburre y que nos da la certeza de saber que eso, es lo que no queremos para nuestra vida.

En su libro Delivering Happines, Tony Hsieh plantea que existen varios tipos de felicidades; está el placer, la pasión y el propósito.

El placer

Es la felicidad del corto plazo, esa que disfrutamos en el instante y que la despierta las cosas materiales.

La pasión 

Es una felicidad que implica un mayor compromiso, ésta nos hacer sentir que el tiempo vuela y que todo lo demás pierde su importancia para nosotros.

Por último y más importante.

El propósito

Una felicidad que a diario debemos salir a buscar, y que se encuentra cuando hacemos parte de algo que es más grande que nosotros mismos.

El propósito se convierte en una razón para levantarse, para sacrificar cosas que nos gustan y que por encima de todo, le da sentido a nuestra vida.

¿Eso que estamos haciendo, como nuestro trabajo, estudio y compromisos nos han ayudado a alcanzar nuestro propósito? ¿Tenemos un propósito? Las preguntas más difíciles de hacer son aquellas que no queremos responder, esas que pueden cambiarnos la vida, pero que preferimos evadirla y seguir con la misma rutina.

Debemos saber, que tener un propósito en nuestras vidas, mas que un camino hacia la felicidad, es la felicidad en sí misma. Busquemos un propósito. Seamos honestos con nosotros mismos. Eso es felicidad. Eso es vivir con sentido.

Seguir leyendo: 15 razones por las que las redes de mercadeo son el negocio del siglo 21