Saltar al contenido

Piense y hágase rico por Napoleon Hill: Lecciones del mejor libro jamás escrito

Napoleon Hill fue un autor estadounidense que escribió varios libros de superación personal. Su trabajo y filosofía han inspirado el éxito en todo el mundo, siendo sus libros instrumentos de empoderamiento en manos del hombre común. Su trabajo fue escrito durante la Gran Depresión, pero sus reglas e ideas se mantienen fieles a este día. No solo eso, sino que parecen ser una salida para aquellos que pasan por Grandes Depresiones personales.

“Piense y Hagase Rico” es el título de su obra más brillante. En este libro, Hill presenta sus conclusiones extraídas de años de estudio de personas ricas y exitosas. El autor establece 13 principios, todos ellos implementando su ‘filosofía de logro’ única.

LECCIÓN 1: La diferencia entre el deseo y el deseo

El autor pasa gran parte del libro hablando de deseo. Es un tema recurrente que uno debe comprender para comprender el propósito del libro. No es coincidencia que haya elegido este principio para ser el primero en la lista.

Deseo vs. Querer

El deseo es muy diferente del querer, dice Hill. De hecho, desear resulta ser inútil, ya que rara vez inspira compromiso. Solo queriendo realmente algo hará que una persona trabaje duro para lograrlo. Pero, qué es lo que queremos?

Si el objetivo de querer es dinero, entonces debe haber una cantidad específica de dinero que deseemos. Sin una visión concreta en nuestra mente, sin saber exactamente lo que queremos, cómo podemos lograrlo? Nuestros deseos deben ser cuantificados y calificados para ser realistas.

Fe

El segundo principio de Hill en Think and Grow Rich  trae a la fe como una herramienta necesaria que ayuda a Desear. Ante el fracaso, creer que eres capaz y merecedor es lo que te impulsará a intentarlo una y otra vez.

El tercer principio de Auto-Sugerencia combina los dos anteriores en un solo hábito que debe tener cada aspirante. Este es el hábito de la visualización .

Repetir el objetivo en voz alta, cada mañana y cada noche, mientras te lo imaginas en la cabeza, te ayudará a mantenerte concentrado en cuál es tu objetivo en realidad. Auto-Sugerencia requiere práctica por parte del lector. Para aumentar aún más tu eficiencia, uno siempre debe visualizar no solo el éxito, sino el resultado de este éxito.

LECCIÓN 2: Estar preparado

La preparación es algo que toma años de trabajo duro. En la era dorada de la información de hoy, es fácil preguntarse sin rumbo entre los conocimientos que nos rodean. A pesar de esto, cuando ya tienes algo que deseas, es fácil comenzar a ‘prepararse’.

Conocimiento especializado construye su marca

El siguiente principio en  Piense y Hagase Rico de Napoleon Hill,  llamado Conocimiento especializado, le enseña al lector la importancia de tener un campo, una vocación, un nicho. El conocimiento es crucial, pero no siempre tiene que venir en su forma tradicional. La educación y la experiencia solo pueden hacer mucho, pero las personas exitosas siempre avanzan en su campo elegido.

La imaginación te da alas

Implementar el conocimiento requiere Imaginación, que es el siguiente principio. Hill divide la imaginación en dos tipos: creativa y sintética. La imaginación sintética es la forma que utiliza ideas y hallazgos antiguos para concebir otros nuevos, mientras que la imaginación creativa es independiente de ellos. La imaginación, independientemente de su forma, es crucial para el principio de Auto-Sugerencia.