Saltar al contenido

Pitbull, Warren Buffett y Tony Robbins todos están de acuerdo en esta lección de vida

¿Qué tienen en común el motivador profesional Tony Robbins, el inversionista multimillonario Warren Buffett y el artista discográfico más vendido Pitbull?

Los tres hombres de negocios están de acuerdo en que la mejor inversión que cualquier persona puede hacer no está en comprar acciones, bonos u otros activos financieros: Sino invertir en ti mismo, dicen.

“Tienes que encontrar cosas que puedas invertir en ti mismo”, dijo Pitbull en la conferencia eMerge Americas en Miami, Florida el lunes.

Él explica que cuando él hace un álbum, él está todo adentro. A pesar de que nunca se puede predecir el resultado de una situación, como cuanto se va vender un álbum, lo mejor que puedes hacer con tu dinero es ponerlo en algo que te da poder.

“Es el empoderamiento”, dice Pitbull. “Te empoderas financieramente, te empoderas emocionalmente, espiritualmente, y luego puedes potenciar a todos los demás a tu alrededor porque las decisiones que tomas, al menos hasta cierto punto, sabes las probabilidades sobre ellas, y no es otra persona quien Está administrando tu dinero”.

Tanto Buffett como Robbins pueden señalar puntos específicos en sus vidas cuando invertir en ellos mismos dio sus frutos.

Al principio de su carrera, un Buffet de 20 años de edad, estaba aterrorizado de hablar en público. Para obligarse a enfrentar sus miedos, se inscribió para un curso de hablar en público con el Instituto Dale Carnegie.

Después de graduarse del curso, Buffett fue a la Universidad de Omaha y, para superar completamente la fobia, pidió enseñar una clase, relata a Tim Ferriss en su libro sobre los hábitos y procesos de la gente exitosa, “Herramientas de Titanes”.

Incluso ante su mayor temor, Buffett no dejó que nada lo reteniera. En cambio, se enfrentó a la cabeza, algo que tendría que seguir haciendo mientras construía Berkshire Hathaway y se convirtió en un visionario para sus miles de empleados y aficionados.

Robbins le dice a Ferriss que ha oído a Buffett decir que “invertir en ti mismo es la inversión más importante que harás en tu vida”.

Robbins también atribuye su mayor inversión a una clase: cuando tenía 17 años y ganaba 40 dólares a la semana, gastó 35 dólares en un seminario de tres horas con el entrenador de desarrollo personal Jim Rohn.

El curso le enseñó a Robbins que el trabajo más importante que podía hacer en su vida era sobre sí mismo.

“[Jim Rohn] me hizo dejar de centrarme en lo que estaba fuera de mi control… y me enseñó a centrarme en cambio en lo que podía controlar”, escribe Robbins en su libro “Money: Master the Game”. “Podría mejorarme, podría encontrar una manera de servir, una forma de hacer más, una forma de ser mejor, una forma de agregar valor”.

Al final del día, una inversión en sí mismo es una inversión en tu futuro. Si ayudas a impulsar a ti mismo y a tu carrera, nunca expirará, te estrellarás o serás redundante.

“No hay ninguna inversión financiera que pueda igualarla, porque si desarrollas más habilidad, más capacidad, más percepción, eso es lo que realmente va a proporcionar la libertad económica… Son esos conjuntos de habilidades las que realmente hacen que eso suceda”, dice Robbins.