Saltar al contenido

Secretos de la productividad atemporal de Albert Einstein

"No tengo talentos especiales. Solo soy apasionadamente curioso"

Albert Einstein sabía cómo trabajar duro y también sabía cuándo tomarse un descanso.

Una vez dijo: “No tengo talentos especiales. Solo soy apasionadamente curioso”.

La curiosidad de Einstein lo impulsó de niño, adulto y anciano a perseguir ideas y proyectos científicos que todavía son aplicables en la actualidad, como su famosa Teoría de la Relatividad.

Su vida y enfoque del trabajo, como detalla Walter Isaacson, ofrece muchas lecciones si desea ser más productivo.

Trabaja como un jefe

“Tenga en cuenta que además de las ocho horas de trabajo, cada día también tiene ocho horas para perder el tiempo, y luego también está el domingo”. – Albert Einstein

Albert Einstein trabajó 10 horas al día, seis días a la semana durante años. Demostró una gran capacidad para concentrarse en el trabajo durante períodos prolongados y dedicarse a pensar en grande.

Antes de convertirse en un profesor famoso, trabajó en una oficina de patentes suiza en Berna. Por lo general, terminaba su trabajo en solo cuatro horas y luego comenzó a trabajar en sus artículos científicos.

Hoy en día, un día laboral típico dura alrededor de ocho horas durante cinco días a la semana, y la mayoría de las personas pueden tomarse los fines de semana libres.

Por todos los medios. tontear como Einstein después de haber extraído el máximo valor de su jornada laboral.

Es posible que tenga otros compromisos como familia, amigos y pasatiempos, pero tal vez haya algo que pueda dejar de hacer o algo que pueda hacer menos. Si le ayuda, considere hacer un seguimiento de cómo gasta cada día laboral durante una semana utilizando una hoja de cálculo.

El seguimiento automático le ayudará a ver a dónde va realmente su tiempo.

Átese como un cocodrilo

“Sin teléfonos, sin responsabilidades, tranquilidad absoluta … Estoy tendido en la orilla como un cocodrilo, dejándome asar por el sol, nunca ver un periódico, y no me importa un comino el llamado mundo”. – Albert Einstein

Me gusta la idea de que este profesor célebre y culto se desconecte del mundo y de las expectativas de la gente.

Einstein sabía trabajar duro, pero también sabía cómo y cuándo tomarse un tiempo libre para recargar energías.

Verá, no es una gran fiesta si pasa las tardes bajo el sol escribiendo un informe clave o recortando su bandeja de entrada.

En su lugar, cierre y delegue tantas actividades como sea posible antes de hacer una pausa para sus vacaciones. No olvide el protector solar.

No espere a que llegue la inspiración

“Una nueva idea surge de repente y de una manera bastante intuitiva … pero la intuición no es más que el resultado de una experiencia intelectual anterior”. – Albert Einstein

Einstein era famoso por participar en experimentos mentales en los que se imaginaba a sí mismo viajando a lo largo de un rayo de luz y en un ascensor cayendo del espacio.

En otras palabras, Einstein no esperó a que su Teoría de la Relatividad cayera sobre él como maná del cielo.

En cambio, debido a que cultivó el hábito de hacer el trabajo de manera consistente, pudo reconocer el valor de las nuevas ideas cuando surgían del fondo de su mente.

Considere al escritor que tiene una gran idea para una historia mientras está en la ducha o al ejecutivo que se da cuenta de cómo actuar ante una queja de un cliente mientras trabaja en el jardín.

La práctica abre tu subconsciente a lo que es posible.

Busque la adversidad

“Pensar en las cosas que nos deprimen o enfurecen no ayuda a superarlas. Uno debe derribarlos solo “. – Albert Einstein

Einstein demostró aptitud para el estoicismo. En lugar de pensar en los reveses de su vida como un matrimonio difícil y una carrera que tardó años en encenderse, utilizó esos obstáculos como motivación para perseguir sus ideas científicas.

Por ejemplo, cuando era joven no pudo conseguir un trabajo en una universidad para mantener a su familia y perseguir sus ideas científicas. Entonces Einstein asumió un papel en una oficina de patentes suiza.

Este tipo de conformidad motivó a Einstein a trabajar aún más en sus proyectos y artículos científicos durante su tiempo libre.

Einstein también falló
Einstein no fue perfecto. Tuvo un matrimonio difícil y una mala relación con uno de sus hijos. También pasó gran parte de su vida posterior investigando teorías científicas que no dieron resultado.

Estos fracasos lo hacen humano.

Me pregunto qué pensaría Albert Einstein si supiera que es tan famoso hoy por sus dichos concisos, sus consejos y una imagen con la lengua fuera como lo es por la Teoría de la Relatividad.

Aún así, cuando profundiza un poco más en la vida laboral de Einstein, puede extraer lecciones que lo ayudarán a lograr más, más rápido, ¡y no tiene que ser un genio para hacerlo!