Saltar al contenido

Supere la procrastinación entendiendo por qué lo hacemos

Todos estamos familiarizados con la procrastinación. Desde que los humanos existen, hemos pospuesto las tareas que sabemos que debemos hacer.

No importa cómo lo experimentes, la procrastinación afecta a todos por igual. Es una fuerza que nos impide crear la vida que queremos.

Este artículo desglosará cómo reina la procrastinación sobre nosotros para que pueda comprender fácilmente y aplicar las estrategias para superarla.

¿Por qué procrastinamos?

Lo extraño de la procrastinación es que tratamos desesperadamente de evitar una tarea que hemos elegido como la mejor manera de pasar nuestro tiempo. ¿Por qué sabemos lo que es ideal pero preferimos hacer cualquier otra cosa?

Hay dos respuestas a esa pregunta: la inconsistencia de tiempo y el modelo DUST.

Inconsistencia de tiempo

La inconsistencia temporal es la tendencia de nuestro cerebro a valorar las recompensas inmediatas más que las futuras.

La forma más fácil de entender este concepto es imaginar que estás formado por dos personas: tu yo presente y tu yo futuro. Cuando establece una meta, como iniciar un negocio, ese es su yo futuro. Reconoce que es importante tomar medidas sobre las cosas con beneficios a largo plazo.

Si bien tu yo futuro puede establecer metas, solo tu yo presente puede tomar medidas. El problema es que tu yo actual solo se preocupa por la gratificación instantánea. Entonces, si su tarea no brinda un beneficio inmediato, no tendrá ninguna motivación para hacerlo.

Esto crea una brecha entre lo que quieres hacer y lo que realmente haces. Tu yo futuro quiere trabajar en un negocio secundario, pero tu yo actual quiere ver Netflix. Este desacuerdo es el principal impulsor de la procrastinación.

El modelo de polvo

A pesar de que la procrastinación tiene sus raíces en la inconsistencia del tiempo, nuestras emociones también exacerban el problema.

DUST es un método simple para identificar las emociones que desencadenan la procrastinación:

  • Difícil: las tareas desafiantes conducen a la procrastinación. Esto suele suceder cuando te falta confianza o habilidad.
  • Poco claro: las tareas poco claras hacen que sea más difícil comenzar a trabajar. Esto se debe a que no te has dado un resultado preciso para trabajar.
  • Miedo: el miedo es un gran contribuyente a la procrastinación. Nuestros cerebros están diseñados para mantenernos a salvo, por lo que utilizarán la procrastinación para mantenernos en nuestra zona de confort.
  • Tedioso: algunas tareas las postergamos porque son necesidades aburridas. No brindan alegría ni placer, pero tienen que hacerse, como completar una hoja de cálculo en el trabajo.

“Posponer algo fácil lo hace difícil, y posponer algo difícil lo hace imposible”. – George H. Lorimer

Cómo superar la procrastinación

Dado que nuestro yo actual no está motivado por los beneficios a largo plazo, debemos trasladar las recompensas y los castigos futuros al presente.

Eso es exactamente lo que sucede cuando pospones un proyecto hasta el último minuto. Sientes un poco de ansiedad antes de la fecha límite, pero no lo suficiente como para hacer algo al respecto. Entonces, de repente, el día antes de la fecha límite, las consecuencias futuras se convierten en una preocupación presente. Así que escribes el informe justo antes de la fecha de vencimiento.

En ese escenario, el informe ya no era una meta del yo futuro. Se convirtió en un deber del yo presente.

Entonces, para dejar de procrastinar, tenemos que facilitar que el yo presente se sienta motivado y comience. Estos son dos métodos que hacen precisamente eso:

medir algo

Es fácil sentirse sin inspiración cuando no sabe si está progresando. Es por eso que necesita hacer que su éxito sea medible de alguna manera. Comenzar es fácil cuando sabes exactamente cuánto te acercarán tus acciones actuales a tu objetivo. Una excelente manera de hacer que las tareas sean medibles es mediante el uso de señales visuales, como la estrategia Paper Clip.

Digamos que tienes que hacer 100 llamadas de ventas en un día. Para usar la estrategia Paper Clip, comienza con dos frascos; uno vacío y otro con 100 sujetapapeles. Transfiere un clip al frasco vacío por cada llamada que haga hasta que termine.

Las señales visuales funcionan debido al efecto de progreso dotado: las personas se motivan cuando ven su progreso hacia una meta. Ver su progreso desencadena su próxima acción productiva y le brinda un objetivo a corto plazo.

fragmentación

Las tareas más frustrantes son las que tardan muchos días en completarse, como escribir un informe. Puede pasar todo el día trabajando y no tener nada más que un proyecto sin terminar para demostrarlo. Es el tipo exacto de trabajo que induce a la procrastinación.

Una técnica excelente para superar ese sentimiento de desesperanza es el Chunking. Es cuando divides tu gran tarea en múltiples partes más pequeñas.

Un ejemplo de fragmentación es la rutina de 15 minutos que usó el autor Anthony Trollope. En lugar de seguir su progreso por la finalización de capítulos o libros, lo midió en incrementos de 15 minutos. Cada 15 minutos, escribía 250 palabras. Su estrategia le dio logros a corto plazo mientras contribuía a la gran tarea de escribir un libro.

La creación de pequeños hitos hace que sea menos desalentador comenzar las tareas y le brinda más impulso mientras trabaja. Motiva a tu yo presente y contribuye a la meta de tu yo futuro.

Abordar el modelo DUST

Para disminuir el impacto de nuestras emociones en la procrastinación, podemos usar las siguientes soluciones para abordar el modelo DUST. Estas no son ideas innovadoras, pero sirven como un recordatorio saludable para tomar medidas cuando enfrenta estas emociones (en lugar de sufrirlas).

  • Difícil: si su tarea es desafiante, darse mucho tiempo para terminar es una de las cosas más útiles que puede hacer. Use este tiempo adicional para aprender las habilidades necesarias y crear un plan de acción adecuado. Si lo hace, también le dará un aumento en la confianza.
  • Poco claro: cuando su lista de tareas pendientes es tan poco clara que le genera parálisis de análisis, debe definir un punto de partida claro y un objetivo final. Es esencial asegurarse de que la tarea en sí sea procesable y se pueda terminar. Por ejemplo, en lugar de decir «Preparar para la presentación», diga «Grabarme presentando para recibir comentarios el martes». Este pequeño cambio te da una acción física que puedes completar.
  • Miedo: cuando sus miedos le impiden avanzar con una tarea, Eliminar la ambigüedad es una de las mejores técnicas a seguir.

El autor Tim Ferriss explica esta técnica en La semana laboral de 4 horas. Toma lo que le teme y describe todos los resultados posibles (positivos y negativos). Luego mide cada posible resultado en una escala del uno al diez. Uno es sin impacto, diez es un cambio de vida permanente.

Al hacer esto, se dio cuenta de que la mayor parte de lo que temía eran tres y cuatro temporales, y todos los resultados positivos eran ochos y nueves. Lo que significa que estaría renunciando a una oportunidad que le cambiaría la vida, debido a una posible incomodidad.

  • Tedioso: cuando la naturaleza de una tarea es aburrida y tediosa, la mejor solución es crear un ambiente agradable o darse un incentivo. La clave aquí es agregar tanta alegría como sea posible.

Por ejemplo, si tienes que llenar una hoja de cálculo en el trabajo, ¿puedes escuchar música o un podcast? O haz un trato contigo mismo de que cada 30 minutos tomarás un descanso para caminar o navegar por las redes sociales.

La procrastinación obliga a la mayoría de las personas a soportar la vida. Se sientan, sufren y lo atraviesan, renunciando a su oportunidad de vivirlo. Espero que esta guía te ayude a superar la procrastinación para que puedas crear la vida que deseas.