Saltar al contenido

Tener tiempo para aprender te hará más saludable, rico y más popular

Un autor recurre a los impresionantes beneficios del aprendizaje permanente.

Si estás buscando razones para hacer tiempo en tu apretada agenda para seguir aprendiendo, no son pocas las posibilidades. Lo primero y más importante, quizás, es que estarás en buena compañía. Bill Gates, Warren Buffett y Oprah Winfrey reservaron un tiempo dedicado para aprender cosas nuevas cada semana. Mira lo lejos que la práctica los ha llevado.

Pero si estás buscando explicaciones más científicas de por qué el fin de la escuela no debería significar el final del aprendizaje, el escritor John Coleman es probablemente a quien necesites leer. Escribe regularmente para los blogs de HBR sobre el tema del aprendizaje permanente y sus muchos beneficios. Una de sus publicaciones recientes, es una lectura obligada para aquellos que sospechan que deberían dedicar más tiempo a sus vidas para nutrir sus cerebros, pero que aún necesitan una patada en el trasero.

Más rico, más feliz y más popular.
En la publicación, Coleman analiza toda la evidencia de los muchos beneficios del aprendizaje a lo largo de toda la vida; los estudios e informes que muestran que aprender continuamente es la cura para muchos de los problemas más apremiantes de la vida. Vale la pena leer el artículo completo en su totalidad, pero aquí hay algunos de los efectos más impresionantes de alimentar regularmente tu intelecto:

  • Serás más rico. No es difícil creer que en un mundo en rápido movimiento, mantenerse en la cima profesionalmente (y por lo tanto maximizar tu potencial de ingresos) requiere un aprendizaje de por vida, pero si tienes dudas, Coleman lo señala a este artículo de The Economist. El titular: “El aprendizaje a lo largo de toda la vida se está convirtiendo en un imperativo económico”, casi lo dice todo.
  • Estarás más saludable. Como he informado anteriormente, simplemente leer una pequeña cantidad cada semana está relacionado con una mayor salud. Pero Coleman va un paso más allá, señalando que “aunque la causa no es concluyente, existe una relación bien estudiada entre la longevidad y la educación”. En esencia, cuanto más aprendes, más tiempo tendrás para vivir.
  • Serás más popular. Coleman tiene menos evidencia de esto, pero afirma que, según su experiencia, la curiosidad y el éxito social tienden a ir juntos. “Si bien pocos estudios validan esta observación, he observado en mis propias interacciones que quienes se dedican a aprender y que muestran curiosidad son casi siempre más felices y más comprometidos social y profesionalmente que aquellos que no lo hacen”, escribe.
  • Serás más feliz. Es posible que Coleman no cite evidencia que vincule el aprendizaje y el bienestar mental, pero hay estudios que demuestran que un hábito de lectura regular aumenta tu felicidad.

¿Cómo encontrar tiempo para aprender?
En conjunto, toda esta evidencia es probablemente suficiente para convencer, incluso a los más ocupados entre nosotros, sobre el valor de dedicar tiempo al aprendizaje de por vida. Pero, ¿cómo, prácticamente, logras incluirlo en tu agenda? El primer paso y el más importante es comprometerse con el estudio continuo. Oye, si Bill Gates puede manejar un poco de educación cada día, seguramente tú también tienes tiempo.

También hay muchos consejos prácticos para ayudar a convertir ese compromiso en realidad, incluyendo formas inteligentes de convertir el aprendizaje en días repletos, listas de recursos gratuitos para el estudio en línea e intervenciones sencillas que están garantizadas para liberar horas semanales de lectura. .

¿Cuántas horas a la semana dedicas al aprendizaje?