Saltar al contenido

Tener una vida sexual placentera ayudaría a que los empleados sean más felices y estén más comprometidos con el trabajo.

Un estudio de la Universidad de Oregón asegura que mantener una vida sexual saludable mejora la satisfacción de las personas en su trabajo y aumenta su compromiso en la oficina.

No fue esta investigación la que citó un concejal de la localidad sueca de Övertorneå cuando propuso sexo en horas de trabajo. Pero estaba en lo cierto: “Debemos apoyar el aumento de la natalidad. Dado que el sexo es una excelente forma de hacer ejercicio con efectos positivos que están documentados para el bienestar de las personas, el municipio podría matar dos pájaros de un tiro y animar a los empleados a disfrutar de algunas horas libres para ir a casa y tener relaciones sexuales con su pareja”, expuso el concejal en su propuesta.

Ahora, un estudio viene a confirmar que quienes tienen una vida sexual saludable tienen al día siguiente una mejor jornada de trabajo y mayor propensión a involucrarse en sus tareas y a disfrutar de la vida laboral, explica Keith Leavitt, profesor de la Universidad de Oregón.

Hola Querido Amigo!
Te invitamos a dar like para mantenernos conectados

“Hacemos bromas acerca de la gente que viene ‘especialmente de buen humor al trabajo’ pero resulta que esto es real y debemos prestarle atención”, señala Leavitt, un experto en comportamiento organizacional y de gestión. “Mantener una relación saludable que incluya una vida sexual saludable ayudará a los empleados a ser más felices y estar más comprometidos en su trabajo, lo que beneficia a los empleados y a las organizaciones para las que trabaja”, agrega.

El estudio también demostró que “llevar a casa” el estrés relacionado con el trabajo afecta negativamente la vida sexual de los empleados. “Estar pendientes del teléfono y de los correos electrónicos una vez en casa es fundamental”, asegura Leavitt. Cuando el trabajo lleva a un empleado a sacrificar hábitos como el sexo, su desempeño en el trabajo puede declinar.

Los hallazgos fueron publicados este mes en Journal of Management. Los coautores son Christopher Barnes y Trevor Watkins de la Universidad de Washington y David Wagner de la Universidad de Oregón.

Las relaciones sexuales provocan la liberación de dopamina, un neurotransmisor asociado con los centros de recompensa del cerebro, así como oxitocina, una hormona asociada al vínculo social y al apego. Esto produce que el sexo sea una especie de “ascensor de humor natural y relativamente automático, cuyos beneficios se extiendan hasta bien entrado el día siguiente”, señala Leavitt.

Satisfacción marital y calidad del sueño

Para entender el impacto del sexo en el trabajo, los investigadores le hicieron un seguimiento a 159 empleados casados durante dos semanas, pidiéndoles que completaran dos breves encuestas cada día. Así, hallaron que los empleados que mantuvieron relaciones sexuales reportaron estados de ánimo más positivos al día siguiente, y altos niveles de humor en la mañana que se complementaron con un compromiso al trabajo más sostenido y una mayor satisfacción durante toda la jornada laboral.

El efecto, que parece permanecer por lo menos 24 horas, fue igualmente intenso tanto para hombres como para mujeres y se mantuvo incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta la satisfacción marital y la calidad del sueño, dos predictores comunes del estado de ánimo diario.

“Esto es un recordatorio de que el sexo tiene beneficios sociales, emocionales y fisiológicos, y por ello, es importante que sea una prioridad”, dijo Leavitt.

“Hacer un esfuerzo para mantener una vida sexual saludable debe considerarse un tema de sostenibilidad humana”, apunta Leavitt.

Hace unas semanas Per-Erik Muskos, un concejal sueco, causó controversia por haber propuesto que los empleados tuvieran al menos una hora libre durante su jornada laboral para tener relaciones sexuales. No solo para aumentar la natalidad en ese país sino para su bienestar y salud. Aunque su petición fue bastante atrevida, Muskos la justificó con base en muchas investigaciones científicas que han demostrado los beneficios de tener una vida sexual activa.

Pues bien, un estudio reciente realizado por un grupo de científicos de la Universidad del Estado de Oregon, Estados Unidos, le dio en parte la razón a Muskos. El trabajo, publicado en la revista Journal of Management, reveló que mantener una vida sexual activa mejora el rendimiento de las personas en su trabajo y también aumenta su compromiso.

Los investigadores entrevistaron a 159 empleados casados, durante dos semanas, pidiéndoles que completaran dos breves encuestas cada día. Al final del análisis encontraron que los empleados que tenían una noche de pasión tenían un estado de ánimo más positivo al día siguiente, lo que los motivaba más a cumplir con sus labores.

“Hacemos bromas acerca de la gente que viene “especialmente de buen humor al trabajo” pero resulta que esto es real y debemos prestarle atención”, señaló Keith Leavitt, coautor del estudio y experto en conducta organizacional y de gestión.

Leavitt explicó que las relaciones sexuales son como una especie de “ascensor” del estado de ánimo, pues provocan la liberación de dopamina, neurotransmisor asociado con los centros de recompensa del cerebro, así como oxitocina, hormona relacionada con el apego y los vínculos sociales.

El efecto positivo, que según el estudio dura 24 horas, fue igualmente intenso en los hombres y mujeres encuestados, y se mantuvo incluso después de que los investigadores evaluaran factores como la satisfacción marital y la calidad del sueño, predictores comunes del estado de ánimo diario.

Leavitt añadió que tener sexo con frecuencia es positivo por el simple hecho de que las personas estén alejadas de las pantallas, pues así disminuyen los niveles de estrés laboral. “Hacer un esfuerzo para mantener una vida sexual saludable debe considerarse un tema de sostenibilidad humana y una prioridad. Este estudio demuestra que no solo beneficia a los empleados, sino también a sus empleadores”, concluye el autor.