Saltar al contenido

Yoshiko Shinohara, la mujer de 82 años que se convirtió en la primer multimillonaria auto-hecha de Japón

Yoshiko Shinohara perdió a su padre a la edad de seis años, se divorció en sus 20 años, y nunca se graduó de la universidad. Pero hoy, Forbes está informando, que ella es la primera japonesa en hacerse multimillonaria por sí misma.

En 1973, Shinohara fundó TempStaff, una agencia de personal, desde un apartamento de un dormitorio en Tokio. Como le dijo al Financial Times en 2010, esto fue durante una época en la historia japonesa, cuando muchas candidatas tenían que consultar con sus maridos antes de que pudieran incluso tomar un trabajo temporal. En esto, Shinohara vio una oportunidad.

“La sociedad estaba dominada por hombres con la mayoría de las mujeres trabajando en roles asistentes, y había pocas oportunidades de participar activamente”, dijo. “Fue entonces cuando pensé que iba a ampliar los lugares de trabajo donde las mujeres pudieran aplicar sus habilidades, así que lancé TempStaff”.

Hoy en día, la empresa que se ha convertido en Temp Holdings tiene 313 oficinas, desde los Ángeles a Taiwán. Forbes informa que la compañía que cotiza en la bolsa tuvo ingresos de 4.500 millones de dólares el año pasado. Con una participación del 25%, dice Forbes, la reciente ganancia del 12% en las acciones de Temp ha puesto a Shinohara sobre la marca de nueve cifras.

[perfectpullquote align=”full” cite=”” link=”” color=”#00aaef” class=”” size=””]”Digo que uno de mis rasgos personales es que odio perder”[/perfectpullquote]

La historia de Shinohara es una de celo empresarial de libro de texto. Temping era ilegal en su mayoría cuando ella tuvo la idea de su compañía, por lo que presionó para que las leyes cambiaran. También rápidamente se dio cuenta de que quería hacer más con su vida que ser ama de casa.

“Poco después de mi boda, me di cuenta que preferiría no estar casada, que esta no era la persona adecuada para mí”, dijo a la Harvard Business Review en 2009. “Así que decidí que tenía que divorciarme lo antes posible, una decisión por la cual mi madre y mi hermano estaban muy enojados. Después del divorcio, dije:” Tengo que hacer algo conmigo misma”.

Dos eventos claves ayudaron a convertir a Temp en un gigante global. La primera fue la decisión de Shinohara de comenzar a contratar a gerentes masculinos, lo que le permitió a la compañía ganar más tracción general, según la HBR.

“En 1988, dije, ‘¿Qué tal si ponemos a algunos hombres aquí?’ Los gerentes dijeron: ‘No, gracias, no necesitamos ninguna de esas criaturas’. Pero los necesitamos. Una sucursal pasó a contratar a un hombre a tiempo parcial, y wow, las ventas aumentaron!”

La segunda, dice el FT, fue la “década perdida” de estancamiento económico en los noventa. Como las compañías buscaban evitar el mayor costo de los empleados permanentes, se dirigieron a Temp y sus trabajadores.

Esto ha llevado a Shinohara a describir su estilo de liderazgo como “gestión del cangrejo ermitaño”.

“Naciendo en pequeño, la escala de la cáscara del cangrejo ermitaño era apropiada para esa etapa de su vida”, Ella dice, “Como TempStaff ha crecido, también lo han hecho sus estructuras y sistemas organizativos”.

Shinohara nunca se propuso ser multimillonaria. En cambio, ella ha dicho, ella sólo quería hacer una marca, a través de un negocio que “sea necesario en el mundo en general.”

“Quiero contribuir a la sociedad a través de los negocios”.